Auditoría laboral

La auditoría laboral es uno de los instrumentos más importantes con los que cuenta la empresa para conocer de manera verídica la situación de la corporación, y qué necesidades de mejora o implimentación puede desarrollar.

Este proceso debe ser realizado siempre por auditores laborales externos, no sólo por la seguridad que genera el que un elemento externo y objetivo genere un informe sobre la situación de la empresa, sino que tanto los cánones deontológicos como de calidad exigen la independencia como piedra angular del desarrollo de la labor como auditor.

La auditoría laboral en la empresa
La auditoría laboral en la empresa

Puede parecer a primera vista que una auditoría laboral sólo tiene como objetivo un informe pormenorizado sobre el cumplimiento de la empresa de las normas del Orden Social. Nada más lejos de la realidad. Dentro de la pericia a realizar por el auditor se incluye la revisión de solapamientos y relaciones funcionales entre directivos, la resolución de conflictos internos, la correcta aplicación de convenios colectivos, la elaboración de planes de igualdad o protocolos de acoso, la laboración de estrategias de contratación (tanto en lo referente a tipos de contratación como la optimización del tiempo de trabajo), etc. Si pudiésemos definir la labor auditora en una palabra, ésta sería eficiencia.

De esta manera, al requerirse una formación tan extensa del auditor, más allá de la labor fiscalizadora inherente a su ocupación, el valor añadido que puede aportar un auditor en lo referente al análisis del estado de funcionamiento y optimización de recursos es inigualable.

En Ius & Lex abogados entendemos que la experiencia dicta la forma de trabajar, desarrollando un know how que complementa los conocimientos requeridos para desarrollar la labor auditora. Así, procedemos a la asignación al cliente de un grupo de trabajo compuesto por un número a determinar de auditores laborales (en función de la extensión del informe encargado y de las áreas a cubrir en el informe). Éstos, utilizando su saber y mediante su saber en el análisis y evaluación de documentación, visitas a los centros de trabajo, entrevistas, en definitiva, cualquier medio necesario a fin de investigar sobre las incidencias a resolver, recaban información suficiente para emitir el dictamen final.

¿Qué es una auditoría laboral?

Una auditoría laboral es el conjunto de actuaciones que realizan profesionales independientes que analizan y revisan la situación jurídico-laboral de la empresa, reflejando en un informe final la situación real de la empresa.

Notas características de la auditoría laboral.

Lejos de realizar una descripción exhaustiva de todo lo que puede llegar a implicar el trabajo de auditoría, nos proponemos dar unas notas que puedan esclarecer el muchas veces difícil de definit trabajo de auditor.

Tal y como venimos señalado hasta ahora, los resultados de la auditoría no se basan en el azar, sino que son debidos a un análisis minucioso por parte del auditor, circunstancia que permite hablar de un nivel de fiabilidad muy elevado. En este sentido, el auditor avala sus conclusiones mediante lo que se viene llamando “evidencias objetivas”. Todo ello no implica una exclusión de la opinión del auditor, siempre que se apoye en todos los hechos contrastados a lo largo del desarrollo del trabajo.

Por último, podemos añadir que las técnicas de revisión y verificación a utilizar durante la realización del trabajo son previstas y consensuadas con la sociedad o grupo de sociedades que se van a auditar.

¿Para qué sirve una auditoría laboral?

La auditoría laboral se solicita en mayor medida cuando existe una posible adquisición de una empresa por otra y se desea conocer el grado de cumplimiento de la sociedad que se va a adquirir en cuanto a relaciones jurídico-laborales y de Seguridad Social. También se solicita a efectos de limitar responsabilidades, cuando una empresa contrata o subcontrata a otra, de cara a garantizar el cumplimiento de todos aquellos extremos que puedan originar una responsabilidad de la empresa principal.

Otro aspecto por el que se piden auditorías laborales son ante la posibilidad de una inspección de trabajo o la necesidad de conocer el grado de cumplimiento legal en las relacies laborales y de Seguridad Social de una empresa.

Nuestra legislación no obliga a la empresa a realizar una auditoría laboral, como sucede con determinadas empresas que están obligadas la auditoría de cuentas. Esta es la razón por la que la mayor parte de solicitudes de realización de una auditoría versan sobre compraventas de empresas (due diligence), situación en la que el comprador quiere aseguar su posición y cerciorarse de que no le están vendiendo una empresa “con bicho” y de que el precio se corresponde con la realidad de las cosas.

A modo de reflexión, la importancia de tener en cuenta la legislación laboral y las relaciones laborales en general ha sido expuesta en la  Directiva 2014/56/UE del Parlamento Europeo y del Consejo de 16 de abril de 2014 referente a la auditoría de cuentas, que señala que “La auditoría legal exige un conocimiento adecuado de materias tales como el Derecho de sociedades, el Derecho tributario y el Derecho social,…”. Ello nos muestra que para poder contar con una visión real y fidedigna de la empresa, es necesario abordar las acciones dentro del ámbito laboral y de las relaciones laborales dentro de la empresa.

Garantías del trabajo de auditoría laboral: responsabilidad y secreto profesional.

Responsabilidad profesional.

El auditor es responsable del cumplimiento de las normas de auditoría establecidas y a su vez resposable del cumplimiento de las mismas por parte de los miembros del equipo de auditoría. El auditor debe prestar servicios de calidad a sus clientes y con respeto a los intereses de éstos. Sin embargo, esta preocupación por los intereses de los clientes no debe anteponerse a sus obligaciones para con terceros. Esta dualidad de obligaciones requiere para su cumplimiento un alto grado de responsabilidad y conducta ética.

Secreto profesional.

EL auditor debe mantener la confidencilidad de la información obtenida en el curso de sus investigaciones, haciendo cumplir la Ley Orgánica 15/1999, de Proteccion de Datos de Carácter Personal. El auditor laboral ha de antener estricta confidencialidad sobre toda la información adquirida en el transcurs de la auditoría concerniente a la situación jurídico-laboral de la entidad auditada y no revelará el contenido a persona alguna que no autorice el cliente. No obstante, el autor debe recoger en su informe cualquier negativa de la empresa auditada a mostrar toda la información necesaria para expresar la imagen fiel de su situación.

 

La prevención y evitación del conflicto laboral en la empresa

Una auditoría a fondo puede señalar errores de bulto en la aplicación de Convenios Colectivos, mala aplicación de normativas de Riesgos Laborales o incluso acciones que ponen en riesgo administrativo a la empresa por un equivocada apliación de normativas laborales.

En el marco de la prevención, el informe de los auditores pude poner de relieve errores en los que la empresa incurre por la falta de previsión de crecimiento, falta de separación de actividades o simplemente dejación de la aplicación de ciertas normativas.

La auditoría laboral supone un informe de prevención y de cómo evitar sanciones administrativas o los temidos conflictos laborales en la empresa.

 

 

 

 

5/5 (2 Reviews)