Cláusula suelo: Nulidad y reclamación

nulidad cláusula suelo

La cláusula suelo se encuentra contenida en la mayoría de los préstamos hipotecarios para la adquisición de viviendas en nuestro país. La inmensa mayoría de los bancos y cajas, añadieron esa cláusula suelo en sus contratos para la adquisición de un préstamo hipotecario. Póngase en contacto con nuestros abogados para cláusulas suelo en Madrid.

¿Cómo sé si tengo cláusula suelo?

Existe un dato objetivo para saber si nuestro contrato contiene una cláusula suelo. Pese a que los tipos de interés (el EURIBOR sobre todo) han bajado mucho en los últimos años, nuestra hipoteca no bajaba y cada mes pagamos lo mismo. En ese caso debemos mirar nuestros recibos del pago de las cuotas y ver si en todos se aplica el mismo tipo de interés. Recordemos que lo más probable es que al firmar la hipoteca lo hiciéramos convencidos de que era con un tipo de interés variable, ya que así se contenía en la mayoría de los contratos y no se informaba al cliente de la existencia de esa cláusula suelo.

Si tras revisar los recibos y comprobar que no han variado, debemos mirar en la escritura del préstamo, esa que con tanta ilusión fuimos a firmar al Notario porque “¡Por fin íbamos a tener nuestra casa!” Normalmente la cláusula suelo se encuentra en la cláusula 3 bis y no se llama así, sino “limites a la variabilidad del tipo de interés” o similares.

Una vez que sabemos que “nos la han colado” y que tenemos la famosa cláusula suelo en nuestra hipoteca, debemos acudir a un abogado especializado en estos asuntos, porque SÍ se puede reclamar y conseguir su eliminación.

Tengamos en cuenta, y así lo están reconociendo los Juzgados de toda España, que el consumidor se encuentra en una posición de inferioridad respecto a la entidad bancaria, ya que nosotros no sabemos cómo evolucionan los mercados y los tipos de interés, pero la entidad sí.

Además se juega con la situación del consumidor a la hora de firmar un préstamo hipotecario: “He encontrado una casa que me gusta, he acordado con el vendedor un precio, estoy ilusionadísimo/a porque ya es mía sólo a falta de firmar con el banco, incluso he mirado ya los muebles que voy a poner”, etc. Y en ese momento el banco nos propone una hipoteca fantástica que nos va a permitir comprar esa casa, eso sí, sin decirnos nada de la artimaña que nos están metiendo en forma de cláusula suelo incluída entre otra gran cantidad de cláusulas, lo que hace muy difícil su identificación, y por supuesto sin informarnos adecuadamente.

Lograr la nulidad de la cláusula suelo

En lo que acabamos de explicar radica uno de los motivos por los que esa cláusula debe ser declarada nula. Nuestro consentimiento estaba viciado a la hora de la firma, ya que no fuimos informados, o no adecuadamente informados, de lo que supondría esa cláusula que, en caso de que los tipos de interés bajen y el banco pueda ganar menos dinero y nosotros pagar menos, actúa imponiéndonos un tipo de interés fijo.

Además se tiene en cuenta la falta de proporcionalidad a la hora de fijar los llamados “suelo” y “techo”. Mientras que el suelo se sitúa en torno al 2,5% ó 3,5%, para que nunca paguemos menos, el techo se sitúa en torno al 9% llegando a veces incluso al 20%, diciendo el banco que esto nos protege por si se da el caso de que los tipos suban por encima de ese límite.

¿Para que servían las cláusula suelo?

Ellos se protegen por si los tipos de interés bajan de una forma razonable (tan razonable que a Noviembre de 2014 el EURIBOR se sitúa en un 0,335%), y dicen que nos protegen por si sube hasta límites que ellos saben que nunca se van a dar y en los que, sinceramente, no haría falta que nos protegieran porque no íbamos a poder pagar igualmente.

Incluso hay muchas ocasiones en las que ni siquiera se incluye un “techo”, es decir ellos se protegen y el consumidor que se apañe con su problema.

¿Cuáles son las cirscunstancias fundamentales para anular la cláusula suelo?

En conclusión, se dan dos circunstancias fundamentales:

  • Vicio del consentimiento: porque no estábamos informados, o suficientemente informados, de lo que en realidad firmábamos. Creíamos que firmábamos una hipoteca de tipo variable y nos la han convertido cuando a ellos les ha interesado en un tipo fijo (y no muy bajo, por cierto).

 

  • Falta de proporcionalidad: La entidad, que ya de por sí tiene una posición más fuerte que el consumidor, se protege ante una situación de bajada mínima de los tipos y sólo nos protegen a nosotros (si es que lo hacen y si es que se puede llamar proteger…) si se da una subida de tipos hasta niveles inalcanzables, que ellos mismos saben que no se va a producir.

¿Puedo reclamar judicialmente la nulidad de la cláusula suelo?

Sí, los jueces están dando la razón a los consumidores en la inmensa mayoría de los casos y la cláusula suelo debe declararse nula.

¿Voy a recuperar el dinero que ya he pagado de más?

El Código Civil es muy claro al respecto, al decir el artículo 1303: “Declarada la nulidad de una obligación, los contratantes deben restituirse recíprocamente las cosas que hubiesen sido materia del contrato, con sus frutos, y el precio con los intereses”.

Es decir, declarada la nulidad de esa cláusula se nos debe devolver el dinero que hemos pagado en virtud de la misma.

Sin embargo en la Justicia española se están dando diferentes respuestas al asunto. Unos Juzgados consideran que debe devolverse (con muy buen criterio) y otros no (debido a la famosa sentencia del Supremo que no devolvía cantidades).

Dependiendo de la provincia en la que se litigue se tiene una respuesta u otra, ya que las sentencias suelen ser objeto de recurso que es resuelto por las respectivas Audiencias Provinciales, y que también tienen criterios distintos las unas de las otras.

Pero seamos optimistas, y no sólo por la llamada “revolución de los Juzgados”, que están resolviendo mayoritariamente a favor de devolver las cantidades en contra de lo que dijo el Supremo (recordemos que la Ley está por encima de la Jurisprudencia, aunque sea del Tribunal Supremo, y ya hemos visto que la ley es muy clara).

También puede pedirse esa devolución en forma de amortización sobre lo que nos queda por pagar de hipoteca, con lo que no nos darían ese dinero, pero nos lo ahorraríamos, teniendo al fin y al cabo el mismo resultado.

¿Demanda colectiva o individual para recuperar mi dinero de la cláusula suelo?

Pese a que las asociaciones de consumidores han venido formulando demandas colectivas en este tipo de asuntos, nuestro criterio es el contrario. Es preferible que cada consumidor demande individualmente por los siguientes motivos:

  • Cada caso es distinto: Si vamos a basar una demanda en que no se nos ha informado adecuadamente, lo más lógico es que sea individual, ya que cada uno negoció con la entidad de una manera distinta, cada uno tiene una preparación y unos conocimientos financieros distintos y por lo tanto no están en la misma situación una persona que carece de esos conocimientos que una persona que sí los tiene.

 

  • Las demandas colectivas llevan mucho tiempo, ya que las asociaciones esperan a tener un número mínimo de personas antes de iniciar el asunto, con la pérdida de tiempo y dinero que eso supone (cobran una cuota mensual que hay que pagar religiosamente aunque nosotros ya hayamos entregado toda nuestra documentación).

 

  • El cálculo de lo que una persona ha pagado de más es relativamente sencillo y se puede exponer ante el Juez de una forma clara. Sin embargo, en una demanda colectiva ese cálculo es de mayor complejidad, y en ocasiones no queda claro cuánto debe devolverse a cada uno.

¿Estoy a tiempo de demandar?

Sí.

El Código Civil establece un plazo de cuatro años desde la firma del contrato para poder reclamar su nulidad. Esto no debe tomarse al pie de la letra, pues ese plazo no puede empezar a contar desde antes de que la persona tenga conocimiento de que ha sido engañada y de que puede demandar. Teniendo eso en cuenta, podría considerarse que el plazo de cuatro años comienza desde que la famosa sentencia del Tribunal Supremo salió en la prensa y los usuarios empezaron a ser conscientes de esto, es decir desde el 9 de Mayo de 2013 (fecha de la sentencia).

Pero aunque esto ya nos dé la tranquilidad de que estamos a tiempo, hay que destacar que nos encontramos ante una obligación que despliega sus efectos a lo largo del tiempo y no sólo en un momento puntual, como el momento de que el contrato sea eficaz. Es decir, se trata de una obligación de “tracto sucesivo” y no de “tracto único” y por lo tanto no debe tenerse en cuenta el plazo de cuatro años, sino que podrá reclamarse durante toda la vida del contrato.

¿Cómo puedo recuperar mi dinero y hacer nula la cláusula suelo?

Poniéndose en contacto con nosotros. En “Ius & Lex Abogados Madrid”, le ofrecemos un trato personal y una gestión integral del asunto, desde el estudio de la viabilidad de una reclamación judicial hasta la obtención de sentencia. Póngase en contacto con nosotros sin compromiso y concertaremos una cita donde resolver sus dudas y le ofreceremos un presupuesto cerrado acorde a sus posibilidades. No tenga miedo a los bancos, la Justicia está de su parte y dado que usted paga “religiosamente” sus cuotas hipotecarias, reclame sus derechos y la nulidad de su cláusula suelo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *