Delito de allanamiento del domicilio de personas jurídicas y establecimientos abiertos al público

El delito de allanamiento de morada se comete cuando una persona entra o permanece en una morada ajena, es decir en la cual no vive, y que además no cuenta con el conocimiento o consentimiento del verdadero morador.

De esta forma, según lo establecido en el artículo 202 del CP, este delito se puede castigar con penas que van desde 6 meses hasta 2 años de prisión en promedio, sin embargo esto puede incrementarse incluso hasta los 4 años de cárcel.

Asimismo, en caso de existir intimidación o uso de violencia al momento de cometer el delito, el castigo puede incluir multas de hasta doce meses.

Allanamiento de domicilio de personas jurídicas y establecimientos abiertos al público

Al referirnos a establecimientos abiertos al público, muchos pudieran pensar que no puede existir el delito de allanamiento de morada en estos casos, sin embargo, a pesar de tratarse domicilios abiertos al público, estos también pueden cumplir con ciertas características que los vuelven espacios legalmente infranqueables en determinadas circunstancias.

Dichas condiciones se cumplen a partir de los horarios de cierre y apertura, pues mientras sean horarios de libre acceso al público, las personas pueden entrar y salir sin problema, pero llegada la hora de cierre, no tienen ningún consentimiento legal para permanecer en el establecimiento, por lo que de no retirarse o de entrar fuera del horario de apertura, entonces sí estarán cometiendo un delito de allanamiento.

Las penas por el delito de allanamiento de domicilio de personas jurídicas y establecimientos abiertos al público,  se aplican para todo aquel que entre sin el consentimiento y en contra de la voluntad del titular del domicilio de toda persona jurídica, tanto pública como privada.

Este tipo de allanamiento se castiga aplicando los lineamientos establecidos en el art. 18.2 de la CE (Constitución Española), así como también en lo indicado en los artículos 202 y 204 del Código Penal.

El allanamiento de domicilio de personas jurídicas y establecimientos abiertos al público se puede cometer en aquellos espacios que pueden comprender el desempeño de las actividades privadas llevadas a cabo en una oficina, un despacho profesional, un establecimiento mercantil o un local comercial fuera  de los horarios de apertura.

Código Penal de 1995

De igual forma, según lo establecido en el Código Penal de 1995, la protección penal se puede aplicar al domicilio de personas jurídicas y los establecimientos abiertos al público. De hecho, el art. 203 del CP  tiene contempladas condenas de entre 6 meses a 1 año de cárcel, así como también multas que van de los 6 a 10 meses. Cabe mencionar que si el allanamiento llegara a producirse con el uso de intimidación o violencia, la pena de cárcel puede llegar fácilmente a los 3 años de prisión.

¿Cómo se castiga el delito de allanamiento de domicilio de personas jurídicas y establecimientos abiertos al público en caso de ser cometido por un funcionario público?

De llevarse a cabo este delito por un funcionario público, puede recibir una pena  por un castigo de inhabilitación total de 6 a 12 años, así como también pueden aplicarse la mitad de las penas establecidas en los casos anteriores, la cual estará determinada con base a la mitad del máximo de años que se pueden otorgar al respecto.

Este castigo se puede aplicar al funcionario público debido a que al acceder a un domicilio fuera de los horarios laborales y sin ningún tipo de permiso legal, entonces también se encuentra cometiendo allanamiento como tal.

¿Cómo se define la morada para que aplique legalmente el delito de allanamiento de domicilio de personas jurídicas y establecimientos abiertos al público?

En sus términos legales, una morada se entiende como un espacio que se encuentra cerrado y que está dedicado a las actividades privadas de cada persona, lo cual significa que a este lugar no pueden entrar o permanecer en él, sin antes contar con la aprobación o consentimiento del titular, lo cual quiere decir que tampoco se puede acceder a este por medio del uso de la fuerza ni utilizando la violencia o la intimidación, ya que de esta forma se estaría omitiendo la voluntad del titular para acceder a su morada.

De igual forma, las personas con funciones especiales, tales como un arrendatario, un precarista o usufructuario, no pueden entrar sin la debida autorización de un juez, o de otra forma, estarían cometiendo el delito de allanamiento según el tipo penal y nuestros abogados penalistas.

¿Solo se considera morada el domicilio establecido?

En realidad, lo morada no tiene que ser en exclusiva un domicilio o vivienda establecida, pues el rasgo esencial de esta es que la persona que disfruta de su morada lo hace con la plena libertad a la intimidad.

De esta forma, también puede considerarse perfectamente una morada un coche remolque, una habitación de hotel, o una pensión, una caseta, una choza o incluso hasta una tienda de campaña, lo cual nos deja ver que la morada no se caracteriza por la habitabilidad de una propiedad establecida jurídicamente, sino más bien el espacio delimitado en el que se llevan a cabo las actividades y el desempeño de la vida privada de cualquier persona, condiciones que se encuentran legalmente protegidas por lo establecido en el delito de allanamiento de morada.

Domicilio abandonado

En el caso del domicilio abandonado, hay que mencionar que también aplica para establecer un delito de allanamiento de personas jurídicas y establecimientos abiertos al público, ya que el allanamiento de una casa o establecimiento, aunque este se encuentre totalmente deshabitado, también supone una falta que puede ser fácilmente castigada, pues al no haber un consentimiento del titular, se cumple con las condiciones para recibir una pena con una multa que va de tres a seis meses.

De esta forma, para todas aquellas personas que pretendan ingresar a un establecimiento abandonado, deben saber que por el hecho de que no se encuentre habitado, no significa que ese domicilio no se encuentra protegido por la ley, lo cual quiere decir que estarían cometiendo fácilmente un allanamiento y sí el titular lo desea, puede ejercer fácilmente medidas de castigo contra los autores del allanamiento.

Para evitar cualquier tipo de acción legal, el consentimiento del titular es esencial si se pretende ingresar a una vivienda ajena.

Fuentes, información y jurisprudencia sobre el delito de allanamiento de morada de persona jurídica:

0/5 (0 Reviews)

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies