Delito de extorsión

El delito de extorsión surge en el momento en el que el sujeto activo del delito obliga mediante violencia o intimidación, a actuar u omitir un acto o negocio jurídico.

En Ius & Lex abogados penalistas, entendemos que el concepto de extorsión puede ser complicado o incluso confuso, si lo diferenciamos con el delito de coacción. Nuestros abogados penalistas han realizado esta guía, para conocer ¿Qué es el delito de extorsión? ¿Cuáles son sus elementos? ¿Cuándo prescribe el delito de extorsión?.

¿Qué es el delito de extorsión?

El delito de extorsión se encuentra regula en el Título XIII “Delitos contra el patrimonio y contra el orden socioeconómico”, en su Capítulo III “De la extorsión”, en un único artículo, el artículo 243 del Código Penal.

Se entiende como definición “la extorsión” que viene recogida por la RAE, con la siguiente definición: “Presión que se ejerce sobre alguien mediante amenazas para obligarlo a actuar de determinada manera y obtener así dinero u otro beneficio”.

Dentro de la definición que se recoge en la RAE, no incluye los elementos básicos para que tenga interés para el orden penal, estos elementos necesarios para ser interesantes al orden penal son:

  • la violencia o intimidación.
  • Obligar a otro, a actuar o a no actuar.
  • El ánimo de lucro, es decir, la intención de sacar un beneficio económico para sí o un tercero.

Elementos del delito de extorsión

Los elementos del delito de extorsión se clasifican en la siguiente numeración.

1.- El bien jurídico protegido en el delito de extorsión: El bien jurídico protegido del delito es el derecho de libertad de cada individuo, pudiendo hacer deshacer todo aquello que no este prohibido por la ley, y del derecho de propiedad.

En el primer elemento se recoge el derecho fundamental de la libertad, que viene recogido en el artículo 17 de la Constitución Española, que cita:

Artículo 17 de la Constitución Española
Artículo 17 de la Constitución Española

Como elemento fundamental de este artículo se recoge lo siguiente: “Toda persona tiene derecho a la libertad y a la seguridad. Nadie puede ser privado de su libertad, sino con la observancia de lo establecido en este artículo y en los casos y en la forma previstos en la ley“.

Entendiendo este artículo el concepto del derecho de libertad, como la libre elección de cada sujeto para poder realizar u omitir un acto o negocio jurídico, cuyo único límite al derecho de libertad, los casos y en la forma previstas por la ley.

La comisión del delito de extorsión no sólo afecta a la libertad del sujeto, sino también a su patrimonio, que viene reconocido este derecho en el artículo 33 de la Constitución Española, que dice:

Artículo 33 del Código Penal
Artículo 33 del Código Penal

Como elemento esencial del derecho de la propiedad, consiste en el reconocimiento de la propiedad privada, limitando la privación de la propiedad a una concurrencia de circunstancias, que son:

  • Que se de una causa justificada de utilidad pública o interés social.
  • La correspondientes indemnización.
  • Que todo ello sea de conformidad con lo dispuesto en las leyes.

Otro elemento esencial para que concurra el delito de extorsión viene determinado por la violencia o intimidación ejercida, estableciendo la protección a la vida, que se puede ver amenazada por la violencia o intimidación, así viene expresado en el artículo 15 de la Constitución Española, que recoge lo siguiente:

Artículo 15 de la Constitución Española
Artículo 15 de la Constitución Española

El derecho fundamental que da protección a la vida, no sólo se limita en lo relativo a la vida o muerte, sino también a los puntos intermedios, dando protección a la vida, la integridad física y a la integridad moral.

2.- El objeto material de la extorsión: Tiene por elemento el enriquecimiento patrimonial del delincuente o de un tercero, o incluso el simple perjuicio del que sufre el hecho delictivo o de un tercero, afectando a sus patrimonios.

3.- La naturaleza jurídica: Como hemos mencionado el delito de extorsión se encuentra dentro de los delitos contra el patrimonio y contra el orden socioeconómico, y como elemento esencial de la naturaleza jurídica es el acto por el que aumenta el patrimonio del que comete el hecho delictivo o de un tercero, o que se de el caso contrario en la víctima o de un tercero, es decir, la disminución patrimonial de estos.

4.- El sujeto activo del delito de la extorsión: El sujeto activo o el que realiza el hecho delictivo, sólo puede ser el que emplea la violencia o intimidación con la intención de enriquecerse o enriquecer a un tercero.

El sujeto activo en estos delitos, no tiene que ser sólo una persona, puede ser un conjunto de personas, realizando el delito por coautoría.

En el caso de la persona que se lucra con estas acciones u omisiones, podría perder los beneficios que hubiera obtenido si se demuestra que existe mala fe.

5.- El sujeto pasivo: En el delito de extorsión nos podemos encontrar dos sujetos pasivos, que son:

5.1.- El que sufre a manos del sujeto activo la violencia o intimidación, y no puede realizar o tiene que realizar el acto o negocio jurídico, y sufre un perjuicio económico.

5.2.- El otro sujeto pasivo que se puede dar en el delito de extorsión, no es el que sufre la violencia o intimidación, sino aquella que sufre el perjuicio económico que surgen de los actos u omisiones que haya podido realizar la persona que sufre tales actos.

6.- El elemento subjetivo del delito de extorsión: Se basa en la intención del que comete el delito, que no es otra que el animo de lucro, es decir, beneficiarse de manera directa o indirecta o en su caso perjudicar al que sufre la comisión o a un tercero,  y use la violencia o intimidación para alcanzar dichos objetivos.

En el delito de extorsión no se da la imprudencia, los elementos necesarios para que una persona pueda cometer un delito, es la existencia en esa persona del conocimiento del delito y la voluntad de cometerlo, y en el caso que nos trata, la extorsión, nadie puede ser violento o intimidar a una o varias personas, sin tener conocimiento o voluntad de estar actuando así.

El tipo básico del delito de extorsión

El tipo básico del delito de extorsión viene regulado en el artículo 243 del Código Penal. El artículo meritado tiene la intención de castigar las conductas que pongan trabas a la libertad de las personas y que puedan limitar la propiedad de las personas.

Artículo 243 del Código Penal
Artículo 243 del Código Penal

Como recoge este artículo 243 del Código Penal establece como elemento esencial del delito los siguientes elementos:

  • Que exista ánimo de lucro.
  • Que se obligue a otro, a realizar u omitir un acto o negocio jurídico.
  • Que en la obligación exista violencia o intimidación.
  • Que se produzca un perjuicio en el patrimonio o en el de un tercero. El perjuicio patrimonial consiste no sólo en la perdida patrimonial, sino en dejar de ganar.

Dentro de nuestro ordenamiento jurídico existe un precepto penal muy parecido al delito de extorsión, y antes de continuar con el desarrollo de esta guía, hay que hablar sobre el delito de coacción, que se encuentra en el artículo 172 del Código Penal, que cita:

La redacción de este artículo se divide en tres partes, el primer apartado recoge el tipo básico del delito de coacción, que como elementos esenciales tiene los siguientes:

  • No estar legítimamente autorizado.
  • Impidiere a otro con violencia hacer lo que la ley no prohíbe, o le obligare a hacer algo que no quiere.
  • Que la obligación venga determinada por la violencia.

Estos son los elementos básicos del tipo, en este primer apartado se recoge también la agravación del delito cuando la coacción va determinada a impedir el legítimo ejercicio de un derecho fundamental, que vienen recogidos en los artículos 14 a 29 de la Constitución Española, entendiendo por tal el derecho de la igualdad, la vida, la libertad (religiosa, …), se incluye en este apartado la agravación específica de impedir el legítimo disfrute de la vivienda.

El apartado segundo regula los delitos que vienen determinados por la conocida como la ley de violencia de género, que se encuentra recogida y desarrollada en la Ley Orgánica 1/2004 y en la Ley Orgánica 3/2007, cuando se realice una coacción leve sobre quien sea o haya sido su esposa, o persona análoga a una relación de afectividad sin convivencia, en el apartado tercero recoge a las personas mencionadas en el artículo 173.2 del Código Penal, que son:  “… quien sea o haya sido su cónyuge o sobre persona que esté o haya estado ligada a él por una análoga relación de afectividad aun sin convivencia, o sobre los descendientes, ascendientes o hermanos por naturaleza, adopción o afinidad, propios o del cónyuge o conviviente, o sobre los menores o personas con discapacidad necesitadas de especial protección que con él convivan o que se hallen sujetos a la potestad, tutela, curatela, acogimiento o guarda de hecho del cónyuge o conviviente, o sobre persona amparada en cualquier otra relación por la que se encuentre integrada en el núcleo de su convivencia familiar, así como sobre las personas que por su especial vulnerabilidad se encuentran sometidas a custodia o guarda en centros públicos o privados, …“.

En el apartado tercero, en su primer párrafo se recoge la coacción leve, aunque para la persecución de este delito se necesita la denuncia de la persona agraviada o de su representante legal.

El delito de coacciones viene regulado en el Capítulo III “De las coacciones”, que se encuentra en el Título VI “Delitos contra la libertad”, que se incluyen del artículo 172 a 172 ter del Código Penal, recogiendo sólo el tipo básico en el artículo antes meritado.

Las igualdades y diferencias que nos encontramos entre el delito de extorsión y el delito de coacción, son los siguientes:

Como elementos igualitarios, nos encontramos:

  • El uso de la violencia o intimidación.
  • Compelir a otro a efectuar lo que no quiere.

Como elementos diferenciadores entre ellos:

  • El ánimo de lucro, que se da en el delito de extorsión y no en el delito de coacciones.
  • Matizando el punto anterior, “Compelir a otro a efectuar lo que no quiere”. En el delito de extorsión se destina exclusivamente a actos o negocios jurídicos.
  • Conseguir un perjuicio económico en la víctima o en un tercero.

Estableciendo que el delito de coacción va destinado a obligar con violencia a la gente, a hacer lo que quiere o no quiere, o impedir lo que la ley no prohíbe, la comisión del delito sólo podrá ser cometido por aquellas personas que no estén legítimamente autorizadas, como por ejemplo, la Policía al detener a una persona.

En el delito de extorsión especifica que la violencia o intimidación viene determinada a realizar actos o negocios jurídicos, con ánimo de lucro y que se produzca un perjuicio en la víctima o un tercero.

Elementos del delito de extorsión

Tras diferenciar estos delitos, podemos comenzar con el desarrollo del tipo básico del delito de extorsión, que incluye las siguientes características:

1.- Conducta típica del delito de extorsión: La conducta típica del delito viene determinada por la acción u omisión de actuar en un negocio jurídico, para entender que se entiende por actos o negocios jurídicos tenemos que conocer los siguientes artículos del Código Civil:

Artículo 1088 Código Civil
Artículo 1088 Código Civil

Este artículo 1088 del Código Civil recoge cuales son los tipos de obligación, que son: la obligación de dar; la obligación de hacer; y, la obligación de no hacer.

Artículo 1254 del Código Civil
Artículo 1254 del Código Civil

En el caso del artículo 1254 del Código Civil establece desde cuando se produce la existencia del contrato, dentro del ordenamiento jurídico en materia civil, existen gran variedad de estos, estableciendo los contratos típicos y los atípicos, encontrándose regulado estos en el código civil o leyes especiales, y los atípicos, son fusiones de contratos típicos.

Artículo 1255 del Código Civil
Artículo 1255 del Código Civil

El artículo 1255 del Código Civil recoge el principio de la autonomía de la voluntad, es decir, que cada uno puede contratar libremente lo que quiere, pero el límite se encuentra en que los acuerdos o contratos. “… no sean contrarios a las leyes, a la moral ni al orden público”.

Estos son unos de los elementos esenciales de la contratación, aunque no los únicos, que se encuentran regulados en el Código Civil, en su Libro IV “De las obligaciones y contratos” que incluye del artículo 1088 a 1975 del Código Civil, sin contar la legislación especial, que desarrolla los derechos de los consumidores, la regulación de las condiciones de contratación, etc…

El término de negocio jurídico no viene recogido en el Código Civil, entendiéndose como tal: “la declaración de voluntad de una o más personas a la que la ley le reconoce efectos jurídicos“.

El término acto jurídico ocurre lo mismo que con el negocio jurídico, no viene recogido en el Código Civil que significa: “los hechos voluntarios realizados por una o varias personas que producen efectos jurídicos“.

En el delito de extorsión la imprudencia no se puede dar, ya que nadie puede emplear violencia o intimidación sin tener la intención. En relación a las circunstancias agravantes y atenuantes serán de apreciación las establecidas en los artículos 21 a 23 del Código Penal. La tentativa del delito de extorsión se produce cuando no se de el ánimo de lucro, aunque no impedirá que dentro de la violencia o intimidación ejercida no pueda concurrir con un delito de lesiones.

¿Cuándo Prescribe el delito de extorsión?

El delito de extorsión prescribe al pasar un plazo de 5 años desde que se cometió, si la comisión del delito es continuada, desde que se haya realizado el último acto delictivo, en relación a la extorsión.

La prescripción de la pena del delito de extorsión, se tendrá que estar a la pena impuesta, pero al concurrir pena de prisión, la pena de prisión no prescribirá hasta que hayan pasado 5 años desde que se interpuso la sentencia y posterior condena

Otros datos de interés

En materia civil, la realización de los diferentes negocios jurídicos vienen determinados mediante contrato, sin entrar en el estudio de cada tipo de contrato, para que se den los contratos, a parte de sus especificaciones, se tienen que incluir lo dispuesto en el siguiente artículo.

Artículo 1261 del Código Civil
Artículo 1261 del Código Civil

El artículo 1261 del Código Civil establece que para se den cualquier tipo de contrato, deben concurrir los siguientes requisitos:

  • 1.º Consentimiento de los contratantes.
  • 2.º Objeto cierto que sea materia del contrato.
  • 3.º Causa de la obligación que se establezca.

Entendiendo que, si la concurrencia de los elementos esenciales que se dan en este artículo no se puede dar el contrato, los contratos se encuentran regulados en el Libro IV del Código Civil, regulando los contratos típicos, sin perjuicio de la realización de contratos atípicos, que incluyen una regulación mixta.

Fuentes e información del delito de extorsión:

5/5 (1 Review)

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies