Delito de hurto

El delito de hurto tiene lugar cuando el autor del hecho delictivo tiene la intención de hacer la cosa como suya, la cosa o bien mueble ha de ser ajena al que comete la acción, se cometerá el delito siempre que se produzca sin el consentimiento del dueño.

En Ius & Lex abogados penalistas, trataremos de explicar los elementos que son necesarios para que se den las circunstancias que constituyen el hecho como delito. Nuestros abogados penalistas especializados en los delitos contra el patrimonio y contra el orden socioeconómico han redactado una lista de los delitos que se encuentran en el Título XIII, estableciendo las diferencias entre los diferentes tipos delictivos.

Antes de entrar al estudio del delito de hurto, hay que poner en conocimiento, que se entiende por cosa mueble ajena, estableciendo estas tres palabras un elemento básico del delito de hurto, aunque su terminología se encuentra recogida en la materia de Civil.

¿Qué es cosa?

1.- Cosa, entiéndase como objeto inanimado o material, por oposición a ser viviente o en oposición a los derechos creados sobre ello y a las prestaciones personales. Como recoge la R.A.E, en su punto 2 y 5 del concepto de cosas.

En un aspecto más legal, entiéndase por cosa lo establecido en el artículo 333 del Código Civil.

Artículo 333 del Código Civil
Artículo 333 del Código Civil

Estableciendo que las cosas pueden ser muebles o inmuebles, como elemento esencial del tipo, se requiere como cosa los bienes muebles.

¿Qué es cosa mueble?

2.- Cosa Mueble, entiéndase por cosa mueble, lo dispuesto en el artículo 335 del Código Civil.

Artículo 335 del Código Civil
Artículo 335 del Código Civil

Establece un concepto negativo de lo que se entiende por bienes muebles, “Se reputan bienes muebles los susceptibles de apropiación no comprendidos en el capítulo anterior, …“. El capítulo anterior, esta compuesto de un único artículo, el artículo 334 del Código Civil, que recoge que son bienes inmuebles.

A los meros efectos civiles, en el caso que sólo se mencione el concepto mueble, establece el artículo 346 del Código Civil, lo siguiente:

Este artículo hace referencia a que se entiende cuando se emplea la palabra mueble, haciendo referencia el párrafo 2.º: “… tengan por principal destino amueblar o alhajar las habitaciones, …”.

¿Qué es cosa mueble ajena?

3.- Cosa Mueble Ajena, entendiendo por cosa mueble ajena, aquel elemento material que no puede ser susceptible de apropiación, debido que la propiedad pertenece a un tercero.

Artículo 348 del Código Civil
Artículo 348 del Código Civil

El concepto de propiedad se incluye en el artículo 348 del Código Civil, “La propiedad es el derecho de gozar y disponer de una cosa, sin más limitaciones que las establecidas en las leyes…

Hay que entender como excepción, el concepto de expropiación, aunque es materia administrativa se encuentra recogido, en el artículo 33 de la Constitución Española, que cita: “1. Se reconoce el derecho a la propiedad privada y a la herencia.

2. La función social de estos derechos delimitará su contenido, de acuerdo con las leyes.

3. Nadie podrá ser privado de sus bienes y derechos sino por causa justificada de utilidad pública o interés social, mediante la correspondiente indemnización y de conformidad con lo dispuesto por las leyes“.

Los límites  que recoge el artículo 33. 3 de la Constitución, vienen desarrollados de manera clara en el siguiente artículo.

Artículo 349 del Código Civil
Artículo 349 del Código Civil

El artículo 349 del Código Civil establece como requisitos esenciales para ser privado de la propiedad, que son los siguientes:

  • Realizado por autoridad competente.
  • Que concurra causa justificada de utilidad pública.
  • Con la correspondiente indemnización.

Después del desarrollo de los tres elementos que definen el objeto del delito entramos en el desarrollo del delito de hurto.

¿Qué es el delito de hurto?

El delito de hurto se aparece recogido en la Ley Orgánica 10/1995, también conocido como Código Penal, se encuentra recogido en el Título XIII, intitulado como “Delitos contra el patrimonio y contra el orden socioeconómico”, en su Capítulo I “De los hurtos”, entre los artículos 234 a 236 del Código Penal.

El Capítulo I, así como los artículos que lo integran, fueron modificados la Ley Orgánica 1/2015, que entro en vigor el 1 de julio de 2015, estableciendo la eliminación del Libro III del Código Penal “Las Faltas”, al eliminarlas se establecen lo que se conocen como delitos leves.

Elementos del delito de hurto: el bien jurídico protegido y los demás elementos

Los elementos del delito de hurto se pueden disponer de la siguiente manera:

1.- El bien jurídico en el delito de hurto: Es el carácter de que cada sujeto, individualmente o colectivamente pueda tener en propiedad elementos patrimoniales o socioeconómicos.

Como hemos mencionado anteriormente, recoge como bien jurídico lo dispuesto en el artículo 33 de la Constitución Española, en su apartado primero se recoge lo siguiente: “Se reconoce el derecho a la propiedad privada y a la herencia…

El concepto que hemos mencionado, la propiedad, puede ser limitado siempre que se incluya en ellos, una función social, o eliminados siempre que haya una causa justificada de utilidad pública o interés social, con la correspondiente indemnización de acuerdo a lo establecido en la ley. En estos casos y siempre que se den estas circunstancias se excluye el delito.

Como ejemplo, ha surgido a los propietarios que tenían fincas al lado de las carreteras, que han visto expropiados sus terrenos para ampliar las carreteras.

2.- El objeto material de los delitos de hurto: Como hemos mencionado al principio del artículo el objeto material del delito tiene que incluir los elementos de cosa, mueble y ajena, excluyendo de esto los elementos que no se incluyan dentro de estos tres, exceptuando lo dispuesto en el artículo 236 del Código Penal, estableciendo este artículo que es el propietario que hurta el uso del legítimo poseedor.

3.- La naturaleza jurídica del delito de hurto: se encuentra ante los delitos contra el patrimonio y contra el orden socioeconómico, estableciendo como elemento esencial de este delito la perdida de carácter material de bienes muebles de nuestro patrimonio.

4.- El sujeto activo de los delitos de hurto: En estos delitos el sujeto activo sólo puede ser la persona que toma la cosa mueble ajena. No tiene por que ser sólo una única persona, puede ser realizado por un número superior de personas.

5.- El sujeto pasivo del delito: En los delitos de hurto, el sujeto pasivo siempre es aquella persona que tiene en propiedad la cosa mueble, que sufre la perdida por ser tomada por el sujeto activo, salvo lo establecido en el artículo 236 del Código Penal, cuyo sujeto pasivo es el poseedor y no el propietario.

6.- El elemento subjetivo del delito de hurto: Como elemento esencial del elemento es la intención del ánimo de lucro, sin la existencia de la intención del sujeto activo del delito perdería su esencia de delito.

Se da el caso que una persona tiene su abrigo y lo deja en un perchero, otra persona con un abrigo casi idéntico lo deja al lado, si uno de los dos sujetos recogiera el abrigo que no es suyo, siempre que sea por error, no sería constitutivo del delito. El delito surge cuando uno se da cuenta y no devuelve el abrigo. Hasta entonces se establecerá lo dispuesto en el artículo 6 del Código Civil, que dice: “La ignorancia de las leyes no excusa de su cumplimiento. El error de derecho producirá únicamente aquellos efectos que las leyes determinen…”.

Desarrollando lo establecido en el artículo 6 del Código Civil “…El error de derecho producirá únicamente aquellos efectos que las leyes determinen…“, así lo dispone el artículo 14 del Código Penal.

Artículo 14 del Código Penal
Artículo 14 del Código Penal

Estableciendo el artículo la diferenciación de los diferentes Errores, recogidos en el error de tipo y en el erro de prohibición, estableciendo para el error de tipo lo establecido en el artículo 14.1 y 2 del Código Penal, y el error de prohibición que lo recoge el artículo 14.3 del Código Penal.

Dentro de los errores se establece el error invencible “El error invencible sobre un hecho constitutivo de la infracción penal…” y  “El error invencible sobre la ilicitud del hecho constitutivo de la infracción penal“, en ambos casos se excluye la responsabilidad criminal. También se establece el error vencible, que se expresa “atendidas las circunstancias del hecho y las personales del autor“, en ambos casos, con independencia si el error es de tipo o es de prohibición, la infracción será castigada, en el primer caso como imprudente y en el segundo caso se aplicará la pena inferior en uno o dos grados.

Se exceptúa lo establecido en el párrafo anterior, lo establecido en el artículo 14.2 del Código Penal que dispone “El error sobre un hecho que cualifique la infracción o sobre una circunstancia agravante, impedirá su apreciación.” estableciendo que no se apreciara ninguna circunstancia agravante o que cualifique la infracción cuando exista error, con independencia de si el error es invencible o vencible. No obstante las circunstancias atenuantes y las que atenúen la infracción se apreciarán con independencia del conocimiento y voluntad del sujeto activo.

La interpretación correcta del error nos es dado por el Tribunal Supremo, en sus múltiples Sentencias, como son: SSTS 1304/2018 de 4 de abril de 2018; 4074/2017 de 11 de noviembre de 2017.

El tipo del delito de hurto.

Dentro del Título XIII, se recoge el Capítulo I “De los hurtos”, que incluyen los artículos 234 a 236 del Código Penal, que son:

Artículo 234 del Código Penal
Artículo 234 del Código Penal

El artículo 234 del Código Penal castiga los siguientes hechos: “El que, con ánimo de lucro, tomare las cosas muebles ajenas sin la voluntad de su dueño…” recogiendo en este mismo artículo las circunstancias atenuantes y agravantes, que vienen recogidos en los apartados segundo y tercero.

Artículo 235 del Código Penal
Artículo 235 del Código Penal

El artículo 235 del Código Penal establece las siguientes circunstancias:

  • 1.º Cuando se sustraigan cosas de valor artístico, histórico, cultural o científico.
  • 2.º Cuando se trate de cosas de primera necesidad y se cause una situación de desabastecimiento.
  • 3.º Cuando se trate de conducciones, cableado, equipos o componentes de infraestructuras de suministro eléctrico, de hidrocarburos o de los servicios de telecomunicaciones, o de otras cosas destinadas a la prestación de servicios de interés general, y se cause un quebranto grave a los mismos.
  • 4.º Cuando se trate de productos agrarios o ganaderos, o de los instrumentos o medios que se utilizan para su obtención, siempre que el delito se cometa en explotaciones agrícolas o ganaderas y se cause un perjuicio grave a las mismas.
  • 5.º Cuando revista especial gravedad, atendiendo al valor de los efectos sustraídos, o se produjeren perjuicios de especial consideración.
  • 6.º Cuando ponga a la víctima o a su familia en grave situación económica o se haya realizado abusando de sus circunstancias personales o de su situación de desamparo, o aprovechando la producción de un accidente o la existencia de un riesgo o peligro general para la comunidad que haya debilitado la defensa del ofendido o facilitado la comisión impune del delito.
  • 7.º Cuando al delinquir el culpable hubiera sido condenado ejecutoriamente al menos por tres delitos comprendidos en este Título, siempre que sean de la misma naturaleza. No se tendrán en cuenta antecedentes cancelados o que debieran serlo.
  • 8.º Cuando se utilice a menores de dieciséis años para la comisión del delito.
  • 9.º Cuando el culpable o culpables participen en los hechos como miembros de una organización o grupo criminal que se dedicare a la comisión de delitos comprendidos en este Título, siempre que sean de la misma naturaleza.

Se establecen las diferentes circunstancias que concurriendo en el tipo básico, es decir lo establecido en el artículo 234 del Código PenalEl que, con ánimo de lucro, tomare las cosas muebles ajenas sin la voluntad de su dueño…” concurriendo cualquiera de las nueve circunstancias que se expresan en el artículo 235 del Código Penal, sin perjuicio de que puedan concurrir dos más de las circunstancias establecidas.

Artículo 236 del Código Penal
Artículo 236 del Código Penal

Este artículo 236 del Código Penal establece quien “…sustrajere de quien la tenga legítimamente en su poder, con perjuicio del mismo o de un tercero“, estableciendo el “furtum possesionis“, es decir, que la sustracción de la cosa mueble la realiza el que ostenta la propiedad, al que esta legitimado para poseer la cosa.

La conducta típica del delito de hurto

La Conducta típica: La conducta típica consiste en la intención de tomar una cosa mueble ajena con la intención de lucrarse. Se distingue el tipo básico del atenuado, establecida por la cuantía del valor de la cosa mueble ajena se haya tomado.

Lo esencial de la conducta típica es el verbo utilizado, que es “tomar” que según la R.A.E. significa: “Coger o asir con la mano”, esta la definición establecida por nuestra Real Academia de la Lengua Española. Estableciendo el verbo del delito.

El tipo básico del delito se encuentra en el artículo 234 del Código Penal, que dice: “El que, con ánimo de lucro, tomare las cosas muebles ajenas sin la voluntad de su dueño …”, estableciendo que la cuantía de lo sustraído exceda de 400 €.

Este tipo de delitos carece de los elementos de imprudencia, debido que el requisito necesario de la intención de ánimo de lucro, podría excluir la circunstancia de la comisión del delito, como se recoge en el artículo 14 del Código Penal.

Dentro del Capitulo I, se incluye otro tipo básico, el establecido en el artículo 236 del Código Penal, que dice: “… siendo dueño de una cosa mueble o actuando con el consentimiento de éste, la sustrajere de quien la tenga legítimamente en su poder, con perjuicio del mismo o de un tercero”.

Como elemento que diferenciador del hecho delictivo de los artículos 234 y del 236 del Código Penal, recae sobre la titularidad del bien, como mencionábamos antes el artículo 234, se entiende como propiedad, en el artículo 236 del Código Penal la titularidad del bien hace referencia a la posesión que viene recogida en el Código Civil, que se encuentra en los artículos 430 y siguientes del Código Civil, que dicen:

Artículo 430 del Código Civil
Artículo 430 del Código Civil

Este artículo 430 del Código Civil, establece la dualidad de la posesión, constituida en la posesión natural “… la tenencia de una cosa o el disfrute de un derecho por una persona …“, y la posesión civil “… es esa misma tenencia o disfrute unidos a la intención de haber la cosa o derecho como suyos”. No hay una doctrina mayoritaria en la utilización de alguno de los dos conceptos dados a la posesión.

Artículo 431 del Código Civil
Artículo 431 del Código Civil 

La posesión se ejercita sobre las cosas o derechos, como recoge este artículo 431 del Código Civil, esta posesión es ejercitada por el que ostenta la posesión, ya sea el titular de la cosa o del derecho, o por otra que este autorizada por él.

Artículo 432 del Código Civil
Artículo 432 del Código Civil

Como complemento al artículo anterior, el artículo 432 del Código Civil establece que la posesión sólo se puede disfrutar de dos maneras, la de dueño, o en la de tener la cosa o derecho, pero perteneciendo a otra persona.

En la comisión del hecho delictivo del artículo 236 del Código Penal, el sujeto activo del delito es el propietario o un tercero con el consentimiento que sustrae el bien que ha prestado, provocando un perjuicio en el poseedor o de un tercero.

Dentro de la regulación que regula la posesión, ya sea natural o civil, la que suele generan una problemática mayor es la posesión natural, dicho concepto se entiende como comodato, que se entiende como: “Una de las partes entrega a la otra, o alguna cosa no fungible para que use de ella por cierto tiempo y se la devuelva“.

Artículo 1750 del Código Civil
Artículo 1750 del Código Civil

Estableciendo este artículo 1750 del Código Civil, que en caso de que no se haya pactado la duración del préstamo de la cosa, el comodante, el que presta la cosa, podrá reclamarla a su voluntad.

Circunstancias atenuantes del delito de hurto

Las circunstancias atenuantes, se establece como circunstancia atenuante lo dispuesto en el artículo 234.2 del Código Penal, siempre que no concurran ninguna de las circunstancias del artículo 235 del Código Penal. Lo mismo ocurre con el artículo 236 del Código Penal.

Es decir, que siempre que la cuantía de lo sustraído no supere los 400 €, la comisión del hecho no se penará por lo dispuesto en el apartado primero, sino en el segundo, del artículo 234 o del 236 del Código Penal.

Como recoge el artículo 234.2 del Código Penal “… si la cuantía de lo sustraído no excediese de 400 euros, salvo si concurriese alguna de las circunstancias del artículo 235”.Y el artículo 236 del mismo texto legal “Si el valor de la cosa sustraída no excediera de 400 euros ...”.

Circunstancias agravantes del delito de hurto

Las circunstancias agravantes dentro del delito de hurto, se recoge como primera circunstancia agravante, que sólo afecta al artículo 234.3 del Código Penal, que agrava tanto el apartado 1 como el 2, disponiendo: “… cuando en la comisión del hecho se hubieran neutralizado, eliminado o inutilizado, por cualquier medio, los dispositivos de alarma o seguridad instalados en las cosas sustraídas”.

Entiéndase que si uno hurta bienes que tengan alarma o cualquier dispositivo de seguridad se impondrá las penas en su mitad superior, entendiéndose que la acción no se incluye dentro de los delitos de robo sino en los de hurto.

Como circunstancia agravante se incluye las múltiples circunstancias que se dan en el artículo 235 del Código Penal.

La primera circunstancia hace referencia a: “1.º Cuando se sustraigan cosas de valor artístico, histórico, cultural o científico”. La protección de tales bienes se encuentra en la Ley 16/1985 de patrimonio histórico español, estableciendo el artículo 1 para los bienes de régimen del patrimonio histórico Español, el artículo 26 para el inventario general de bienes muebles, el 40.2 y 60.1, así como la disposición adicional segunda sobre los bienes de interés cultural. Estableciendo como desarrollo parcial el real decreto 111/1986.

La segunda circunstancia: “2.º Cuando se trate de cosas de primera necesidad y se cause una situación de desabastecimiento”. Se entienden como tal, todas aquellas cosas necesarias para la supervivencia humana,  es decir, elementos básicos, para que se dé, esta segunda circunstancia, ha de concurrir con una situación de desabastecimiento, entendiéndose por tal aquella situación que produzca dificultad al comprar dicho bien de primera necesidad.

La tercera circunstancia: “3.º Cuando se trate de conducciones, cableado, equipos o componentes de infraestructuras de suministro eléctrico, de hidrocarburos o de los servicios de telecomunicaciones, o de otras cosas destinadas a la prestación de servicios de interés general, y se cause un quebranto grave a los mismos”. Que la sustracción trate de las conducciones, cableado, etc… que vengan a dar cualquier servicio de interés general, al producirse la sustracción y se produzca un grave daño a una generalidad de personas, provocando un desabastecimiento de servicios.

La Cuarta Circunstancia: “4.º Cuando se trate de productos agrarios o ganaderos, o de los instrumentos o medios que se utilizan para su obtención, siempre que el delito se cometa en explotaciones agrícolas o ganaderas y se cause un perjuicio grave a las mismas”. Los productos agrarios se incluyen todos aquellos elementos o materiales necesarios para su producción, como plantación y sustracción, entendiendo que cumple esta circunstancia siempre que se de en el lugar de explotación, no incluye las tiendas de estos bienes, y que provoquen en la explotación un grave daño.

La Quinta circunstancia: “5.º Cuando revista especial gravedad, atendiendo al valor de los efectos sustraídos, o se produjeren perjuicios de especial consideración”. A los meros efectos de apreciación y aplicación de esta circunstancia, es de gran complejidad ya que para el perjudicado, así como el culpable de su comisión, nunca será acertada dicha circunstancia, cuando la evidencia sea clara. Por lo que da al juzgador, en primer lugar al instructor, la complejidad de averiguar los objetos sustraídos así como el perjuicio subjetivo del perjudicado.

La Sexta circunstancia: “6.º Cuando ponga a la víctima o a su familia en grave situación económica o se haya realizado abusando de sus circunstancias personales o de su situación de desamparo, o aprovechando la producción de un accidente o la existencia de un riesgo o peligro general para la comunidad que haya debilitado la defensa del ofendido o facilitado la comisión impune del delito”. Es de apreciación dicha circunstancia siempre que el culpable se haya aprovechado de la víctima, por cualquier circunstancia que mengue su defensa a tales ataques viles o que se de una situación de grave perjuicio económico o si produce la facilidad de la comisión del delito.

La Séptima circunstancia:7.º Cuando al delinquir el culpable hubiera sido condenado ejecutoriamente al menos por tres delitos comprendidos en este Título, siempre que sean de la misma naturaleza. No se tendrán en cuenta antecedentes cancelados o que debieran serlo”. La circunstancia número 7 establece la reincidencia como elemento característico para la agravación, siempre que haya sido condenado ejecutoriamente al menos a tres delitos incluidos en el Título XIII, de la misma naturaleza.

A los efectos de la reincidencia viene definida por en el artículo 22 número 8 Código Penal, que cita: “8.ª Ser reincidente.

Hay reincidencia cuando, al delinquir, el culpable haya sido condenado ejecutoriamente por un delito comprendido en el mismo título de este Código, siempre que sea de la misma naturaleza.

A los efectos de este número no se computarán los antecedentes penales cancelados o que debieran serlo, ni los que correspondan a delitos leves.

Las condenas firmes de jueces o tribunales impuestas en otros Estados de la Unión Europea producirán los efectos de reincidencia salvo que el antecedente penal haya sido cancelado o pudiera serlo con arreglo al Derecho español”.

Este artículo establece como reincidencia haber sido condenado por dos delitos que se encuentren en el mismo título, como por ejemplo el delitos robo y el de hurto, aunque no son de la misma naturaleza, para que concurra la misma naturaleza, pueden ser el delito de extorsión y el delito de robo.

La Octava circunstancia: “8.º Cuando se utilice a menores de dieciséis años para la comisión del delito”. La utilización de menores de dieciséis años implicaría este agravante. La duda surge si se desconoce que se utilizan a mayores o menores de 18 si no se tiene conocimiento de menor de edad, estableciéndose, por desconocimiento lo dispuesto en el artículo 14 del Código Penal, o si se aplica lo establecido en la circunstancia octava.

Última circunstancia, la novena circunstancia: “9.º Cuando el culpable o culpables participen en los hechos como miembros de una organización o grupo criminal que se dedicare a la comisión de delitos comprendidos en este Título, siempre que sean de la misma naturaleza”. El código penal incluye definiciones de organización y grupo criminal, se encuentran recogidos en los siguientes artículos:

Artículo 570 bis del Código Penal
Artículo 570 bis del Código Penal

Se establece en el artículo 570 bis del Código Penal, el concepto de organización criminal, basándose en los siguientes elementos:

  • si la organización tuviere por finalidad u objeto la comisión de delitos graves, los delitos graves se recogen en el artículo 33 del Código Penal.
  • Agrupación de más de dos personas.
  • Que tengan carácter estable o por tiempo indefinido.
  • La acción de la organización estuviere concertada y coordinada, repartiéndose diversas tareas para cometer el delito.

Se establece así el concepto de la organización criminal.

Artículo 570 ter del Código Penal
Artículo 570 ter del Código Penal

A los efectos del artículo 570 ter del Código Penal se entiende como grupo criminal, siempre que se de alguna o algunas de los siguientes requisitos:

  • Que el grupo criminal tenga por finalidad la comisión de delitos graves, como en la organización criminal, incluyendo la comisión de delitos menos graves y la perpetración reiterada de delitos leves, recogido en el artículo 33 del Código Penal.
  • El grupo criminal deberá estar compuesto por la unión de más de dos personas.
  • Que se den alguna de estas dos circunstancias.
    • Que tengan carácter estable o por tiempo indefinido.
    • La acción de la organización estuviere concertada y coordinada, repartiéndose diversas tareas para cometer el delito.

La última circunstancia agravante, de esta Sección se establece en el artículo 235.2 del Código Penal recogiendo como agravación, que siempre que concurrieran dos o más circunstancias de las que vienen recogidas en el apartado 1.º de este artículo.

La prescripción del delito de hurto

El delito de hurto será castigado con penas de prisión o multa, estableciéndose como penas menos graves y leves,  para que concurra la prescripción del delito, en los casos del artículo 234.1, 235 y 236.1 del Código Penal, el delito será castigado con penas menos graves, como recoge el artículo 33.3 del Código Penal, recogiendo el artículo 131 del Código Penal, que deberán concurrir 5 años para su prescripción.

En el caso de lo establecido en los artículos 234.2 y 236.2 del Código Penal, el delito será castigado con una pena leve, debiendo concurrir, como recoge el artículo 33.3 del Código Penal, recogiendo el artículo 131 del Código Penal, que deberá concurrir 1 año para su prescripción.

En el caso de la prescripción de las penas, se atenderá a la pena que haya recaído, siempre que no concurran circunstancias modificativas, las penas que se impondrán serán las de pena menos grave y leve, debiendo concurrir como recoge el artículo 33.3 del Código Penal, en relación a lo dispuesto en el artículo 133 del Código Penal, un período de tiempo de 5 años para las penas graves y 1 año para las penas leves.

Datos curiosos del delito de hurto

Este artículo ha ido a desarrollar el delito de hurto, atendiendo sus aspectos penales, pero no sus efectos civiles.

¿Podría adquirir una persona una cosa mueble ajena que haya sido obtenida por un delito? ¿Se puede aplicar la prescripción en estos casos?

Respondiendo a las dos preguntas a la vez, la respuesta es si, aunque con los matices que veremos a continuación, en los artículos 464 y 1956 del Código Civil, que citan:

Artículo 464 del Código Civil
Artículo 464 del Código Civil

Establece este artículo 464 del Código Civil que la adquisición de la cosa mueble con buena fe, aunque la cosa se hubiera perdido o hubiera sido privado de manera ilegal.

Artículo 1956 del Código Civil
Artículo 1956 del Código Civil 

Como límite recoge el artículo 1956 del Código Civil cuando las cosas muebles sean hurtadas, no se producirá la prescripción recogida en los artículos 1930 y siguientes del Código Civil, por las personas que las hurtaron, los cómplices o encubridores, hasta que no se haya prescrito el delito, en este artículo no recoge la supresión del término falta por el de delito leve.

Diferencias delito de hurto y el delito de robo

Como elementos que diferencian ambos delitos nos encontramos con los siguientes:

  • En el delito de hurto, el verbo es “tomar” y en el delito de robo “apoderar“, estableciendo que el hurto no necesita de la violencia o intimidación que se ejercita en el delito de robo.
  • La circunstancia modificativa en el delito de hurto que atenúa la pena cuando lo sustraído no exceda de 400 €, no se aprecia en el robo.

Fuentes e información de interés del delito de hurto;

5/5 (1 Review)

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies