Delito de prostitución, explotación sexual y corrupción de menores

El delito de prostitución, explotación sexual y la corrupción de menores se encuentra regulado en el Título VIII del Libro II del Código Penal, dentro de la categoría de Delitos contra la libertad e indemnidad sexual.

Igualmente se castiga la pornografía infantil con todas sus figuras delictivas y se ha reformado la Ley Orgánica 1/2015 de 30 de marzo, cambiándose el título del Capítulo V, donde precisamente se encuentra regulado y ahora se conoce como “De los delitos relativos a la prostitución y la explotación sexual y corrupción de menores”.

Otro aspecto importante a destacar tiene que ver con que se ha incrementado la pena para el delito del Artículo 188 del Código Penal de dos a cinco años de presión. Asimismo se han agregado supuestos agravados para este tipo de delitos cuando se trate de víctimas particularmente vulnerables, en términos de edad, discapacidad, enfermedad o situación.

También se consideran supuestos agravados cuando el responsable se haya aprovechado de una relación con la víctima en términos de parentesco o superioridad, ya sea por ser ascendiente, descendiente, por naturaleza, hermano, por adopción.

También que la persona culpable haya puesto en peligro la vida o la salud de la víctima de una manera dolosa o por imprudencia grave o en su caso cuando los acontecimientos se hubiesen realizado por la actuación conjunta de dos o más personas involucradas.

Por otra parte, en el artículo 188.4 del Código Penal se establece que el hecho de solicitar una relación sexual con un menor de edad o una persona con discapacidad, a cambio de una promesa o remuneración, se castiga con una pena en prisión de dos a seis años.

Por lo que respecta al delito de pornografía infantil, se ha reformado el artículo 189 del Código Penal, por lo que ahora se castiga la posesión de contenido pornográfico en el que se muestre a una persona que parezca ser menor participando de una conducta sexual, ya sea que esta sea simulada o real, así como cualquier otra representación de los partes íntimas de una persona que parezca ser un menor de edad, por supuesto con fines sexuales.

También es importante destacar que tanto los jueces, como los tribunales, están autorizados para retirar todas aquellas páginas web con contenido pornográfico infantil, además que también pueden bloquear el acceso a esos sitios web a todos los usuarios de Internet que se encuentren en España.

Delito de prostitución, explotación sexual y corrupción de menores

En este sentido, cuando se trata de menores de edad y personas incapaces, el Bien Jurídico Protegido se le conoce como Indemnidad sexual y es aplicable para este colectivo en todos los aspectos. En otras palabras, se aplica no solo desde una perspectiva absoluta, sino también desde una perspectiva relativa.

Respecto a la perspectiva absoluta hay que decir que esta incluye todas aquellas situaciones en las que pueda verse involucrado el menor de edad, en tanto que la perspectiva relativa hace alusión al hecho de llevar a cabo la conducta, es decir, cuando el menor esta consciente de que le están haciendo daño.

Sin embargo, la Doctrina de forma unánime se inclina por la absoluta protección de los menores en este tipo de delitos. Ahora bien, en el artículo 188 del Código Penal, se protege la indemnidad sexual y además se vincula con la necesidad de brindar protección y al mismo tiempo garantizar el desarrollo normal de la situación sexual de aquellas personas que no han alcanzado la madurez sexual suficiente, como es claramente el caso de los menores de edad y las personas con incapacidad.

En consecuencia, el Estado esta obligado a proteger la sexualidad de todas aquellas personas que no pueden defenderse por sí solas, como resultado de no tener la capacidad suficiente para hacer una correcta valoración de una determinada conducta sexual.

Igualmente, el Bien Jurídico Protegido en este tipo de delito sexual, esta relacionado directamente con la protección y la garantía del desarrollo normal en cuanto a la situación sexual de todas aquellas personas que aún no han madurado lo suficiente como para comprender esta situación, como en el caso de los menores de edad.

Esto mismo sucede en aquellas personas que sufren de algún tipo de anomalía psicológica por no tener la capacidad suficiente como para ser conscientes de lo que realmente significa tener relaciones sexuales. Respecto al sujeto pasivo en este tipo de delito, tiene que ser necesariamente un menor de edad o una persona con incapacidad. Con relación al sujeto activo, este en realidad puede ser cualquier persona.

El delito de prostitución, explotación sexual y corrupción de menores determina que la persona que induzca, favorezca, promueva o facilite la prostitución de un menor de edad o en su caso de una persona con discapacidad que necesita de protección especial, lucre con ello o explote de alguna otra manera a un menor de edad o a una persona discapacitada, sufrirá una pena de dos a cinco años de cárcel o en su caso una multa 12 a 24 meses.

También es importante mencionar que se constituye un tipo agravado, el que la víctima sea un menor de 16 años, además de que se impone una pena de cuatro a ocho años en prisión y también una multa de 12 a 24 meses.

Ahora bien, si los acontecimientos mencionados anteriormente, se llevarán a cabo con intimidación y violencia, además de las multas establecidas, también se castigará con pena de cinco a diez años en prisión en caso de que se trate de una víctima menor de 16 años, en tanto que se impondrá una pena de cuatro a seis años de presión para todos los demás casos.

Hay que destacar que se castigará con penas más altas a las indicadas anteriormente en cada caso, cuando se presenta cualquiera de las situaciones siguientes:

  • Que se trate de una víctima particularmente vulnerable, ya sea por motivo de edad, discapacidad, situación o enfermedad.
  • Que para llevar a cabo el delito, el responsable se haya aprovechado de una relación con la víctima de parentesco o superioridad, ya sea por ser ascendiente, descendiente, por naturaleza, adopción o hermano.
  • También se impondrán penas más altas cuando para llevar a cabo el delito, el responsable se haya aprovechado de su condición de autoridad, funcionario público o agente de autoridad. Si esto sucede, además también se impondrá una pena de inhabilitación para desempeñar sus funciones de seis a doce años.
  • Igualmente se castigará con penas más altas cuando el responsable haya puesto en peligro de manera dolosa o por imprudencia grave, la salud o la vida de la víctima.
  • Asimismo, que los acontecimientos se hayan cometido por la intervención conjunta de dos o más personas.
  • Cuando el responsable perteneciese a una asociación u organización, así haya sido transitoriamente, pero que se haya dedicado a realizar dichas actividades.

Por su parte, la Ley Orgánica 1/2015 del 30 de marzo, también penaliza la acción de solicitar, obtener o aceptar, una relación sexual con un menor de edad o una persona con discapacidad que necesite protección especial, a cambio de una promesa o remuneración.

En estos casos el responsable del delito recibirá una pena de uno a cuatro años en prisión. Asimismo se considera una pena más alta cuando el menor no hubiese cumplido aún los 16 años de edad, en cuyo caso la pena establecida es de dos a seis años de prisión.

Se establece igualmente, que las penas indicadas se impondrán en cada caso sin perjuicio de todas aquellas que correspondan por delitos contra la indemnidad sexual o la libertad, que hayan sido cometidas contra menores y personas discapacitadas y con necesidad de protección especial.

Respecto al delito de pornografía infantil, el artículo 189 del Código Penal castiga con una pena de uno a cinco años en prisión cuando una persona capte o utilice menores de edad o personas discapacitadas para llevo a cabo cualquier tipo de material de carácter pornográfico.

Del mismo modo se castiga a todas aquellas personas que produzcan, vendan, distribuyan, exhiban, ofrezcan o faciliten la producción, la difusión, la venta o la exhibición por cualquiera de los medios conocidos, la pornografía infantil o que incluso poseyera dicho contenido con estos fines.

La pornografía infantil esta considerada como tal, cuando en su realización hayan sido utilizadas personas discapacitadas y necesitadas de protección especial.

En este sentido es pornografía infantil:

  • El material que represente a un menor o persona con discapacidad de forma visual, participando de un comportamiento sexualmente explicito, simulado o real.
  • También se considera pornografía infantil toda representación de las partes íntimas de un menor o una persona con discapacidad con finales sexuales.
  • El material que represente visualmente a una persona que parezca un menor de edad teniendo una conducta sexualmente explicita, sea esta simulada o real, así como cualquier representación de las partes íntimas de una persona que parezca ser un menor de edad, con objetivos sexuales, con excepción de que la persona que parezca ser un menor de edad, tenga en realidad 18 años o más cuando se haya obtenido dicho contenido pornográfico.

Fuentes e información de interés sobre el delito de prostitución, explotación sexual y corrupción de menores:

 

5/5 (1 Review)