Delito de trata de seres humanos

El delito de trata de seres humanos (artículo 177 bis) se introdujo en nuestro Código Penal mediante la reforma de la Ley Orgánica 5/2010, de 22 de junio. El antiguo tratamiento de esta figura mediante el artículo 318 bis de nuestro Código Penal no aportaba la suficiente operatividad. Nuestros abogados penalistas han realizado este artículo sobre un delito complejo y que encierra un auténtico drama en la mayoría de las situaciones.

Nuestro legislador ha tenido en cuenta, como no podía ser menos, a la hora de legislar sobre el delito de trata de seres humanos, la Directiva 2011/36/UE, de 5 de abril de 2011, relativa a la prevención y lucha contra la trata de seres humanos y a la prevención de las víctimas, por la que se venía a sustituir la Decisión marco 2002/629/JAI del Consejo.

Nuestro legislador realizó una modificación al articulado del Código Penal para un ajuste total en relación a la normativa de la Unión Europea y el tratamiento del delito de trata de seres humanos. Más concretamente, mediante la Ley Orgánica 1/15, de 30 de marzo, se vino a modificar los siguientes aspectos:

  • Comisión del delito: reconoce los pagos a personas que controlan a la víctima, así como tipifica como delito el matrimonio forzado.
  • Explotación de la víctima: se introduce la tipificación en relación a la explotación de la víctima para la comisión de delitos para su explotador.
  • Redefinición de concepto de vulnerabilidad ajustado a la normativa europea en la materia: embarazada, menores de edad y situación personal.
  • Se reconoce la agravante de lesiones graves a la víctima por la creación de peligro en la comisión del delito.

Como podemos ver, el tratamiento de la trata de seres humanos se configura como un delito transfronterizo, que requiere una normativa común en todo el territorio de la UE, por lo que el ajuste de las normativas de cada país miembro, debe ajustarse al marco de actuación común. El delito de trata de seres humanos es un problema común y por tanto así se ha legislado en territorio europeo, situación que desde Ius & Lex abogados aplaudimos por las connotaciones que la comisión de este delito tiene.

Delito de trata de seres humanos: el bien jurídico protegido

El bien jurídico protegido en el delito de trata de seres humanos es la protección a la dignidad y libertad del sujeto pasivo que sufre el delito. Nuestro Código Penal así lo determina en el artículo 177, Título VII bis bajo el epígrafe “De la trata de seres humanos”.

El tipo básico del delito de trata de seres humanos: el artículo 177 de nuestro Código Penal

El tipo básico del delito de trata de seres humanos viene determinado en el artículo 177 bis .1 al incluir los siguientes requisitos:

  • Acción del delito: la captación, el transporte, el traslado, el acogimiento y la recepción de personas (nacionales o extrajeras).
  • Localización del delito: podrá darse en territorio español (bien como localización inicial, de tránsito o final de la acción).
  • Modo de actuación: mediante la violencia, la intimidación o el engaño de la persona, pero también con el abuso de superioridad o de la necesidad.

En cualquier caso, nuestra legislación penal en el delito de trata de seres humanos en su tipo básico alude a las siguientes finalidades en la acción:

a) La imposición de trabajo o servicios forzados, la esclavitud o prácticas similares a la esclavitud o a la servidumbre o a la mendicidad.

b) La explotación sexual, incluida la pornografía.

c) La explotación para realizar actividades delictivas.

d) La extracción de sus órganos corporales.

e) La celebración de matrimonios forzados.

Este tipo básico pone de relieve la clara conducta que tenga como finalidad una explotación o un trato que atente contra la dignidad y la libertad del sujeto pasivo, quién completamente objetivizado dentro de la conducta del sujeto activo.

En relación al sujeto pasivo en la trata de seres humanos, nuestro CP asume una determinación distinta que la expresada en el artículo 318 bis (el delito de inmigración ilegal). Por lo tanto podrán ser sujetos pasivos del delito tanto ciudadanos españoles como extranjeros.

El tipo agravado en el delito de trata de seres humanos

Dentro del delito de trata de seres humanos, y una vez visto el tipo básico, debemos atender al tipo agravado del delito. Nuestro legislador, determina que se impondrá la pena superior en un grado para concurra alguna de las siguientes circunstancias:

  • Que en la perpetración del delito se hubiera puesto en peligro la integridad física, psíquica o la vida de la víctima (sujeto pasivo).
  • Que exista una relación de vulnerabilidad en la víctima del delito: estado gestacional, enfermedad, discapacidad, situación personal o minoría de edad.

En el caso de aquellas situaciones en las que concurra más de una circunstancia de las anteriormente señaladas, el juez deberá imponer la pena en su mitad superior.

Dentro de la agravantes en la trata de seres humanos, se hace especial hincapié en los siguientes tipos agravados:

  • Que el sujeto activo realice los hechos prevaliéndose de su condición de autoridad, agente o funcionario público. Sin duda una gravísima situación que no podía dejar se contemplarse.
  • La pertenencia a una organización o asociación de dos o más personas para perpetración del delito. La Jurisprudencia ha determinado que dicha asociación puede entenderse incluyo transitoria, lo que amplía el campo de la agravante.
  • Especial consideración tendrá en la aplicación de la agravante aquellas personas que sean consideradas jefes, administradores o encargados de dichas asociaciones u organizaciones.

La especial protección de víctima en el delito de la trata de seres humanos

Nuestra legislación penal, así como las normativas internacionales que se aplican a este delito, han determinado que la víctima no pueda tener responsabilidad penal, por su consideración de víctima. Es evidente que en materia penal, el sujeto pasivo no puede serlo, pero en aquellas situaciones en las que la víctima ha sido instrumentalizada para delinquir, la situación es compleja.

Nuestro Código Penal, así como la Jurisprudencia, han determinado que deberá evaluarse el grado de explotación de la víctima y el hecho criminal concreto, lo que determinará la adecuada proporcionalidad en la aplicación de esta excusa absolutoria para las víctimas de trata de seres humanos.

Información y fuentes de interés:

5/5 (1 Review)