Delitos contra el honor: calumnia e injuria. ¿Qué son?

Los delitos contra el honor (entre los que encontramos el delito de injurias y el delito de calumnias), han sido, desde la promulgación de nuestro texto constitucional, objeto de un profundo análisis tanto por parte de la Jurisprudencia como de la Doctrina penal. Desde Ius & Lex abogados hemos querido crear un guía completa son este tipo penal tan especial, y que, en la actualidad ha tomado una especial relevancia gracias a la extraordinaria implantación de internet y redes sociales como Facebook, Twitter o Instagram.

Hoy, más que nunca, nuestros tribunales de justicia se ven obligados ha resolver sobre procedimientos por delitos contra el honor, iniciados mediante querella, día a día. Nuestros abogados penalistas han creado este texto como ejemplo de delitos contra el honor, adaptado a las nuevas problemáticas de las redes sociales, pero sin olvidar el enorme peso de aquellas situaciones en las que el derecho de información de los periordistas, colisiona contra el derecho al honor de las personas.

Por otra parte, trataremos de dar explicación al conocido como delito leve de injurias, sin duda alguna el tipo penal más común en nuestro día a día.

Delitos contra el honor: el delito de injurias y el delito de calumnias

Los delitos contra el honor (tanto el delito de injurias como el delito de calumnias) vienen reconocidos en nuestro Código Penal en el Título XI del Libro II bajo el epígrafe, “De los delitos contra el honor”: artículos del 205 al 216.

En este tipo de delitos, debemos conocer en primer lugar qué entiende nuestro derecho como “honor” y cuál es el bien jurídico protegido dentro de nuestro ordenamiento jurídico, que finalmente determinará cuáles son los delitos contra el honor. Gracias a la constante Jurisprudencia y la Doctrina se ha logrado una determinación ajustada y pacífica sobre “qué es el honor”.

Es nuestra Constitución en su artículo la que manifiesta la protección del honor como derecho fundamental. Dicha protección viene dada por el artículo 18.1 CE que determina lo siguiente:

Artículo 18.1 de la Constitución española:

Se garantiza el derecho al honor, a la intimidad personal y familiar y a la propia imagen.

Como no podía ser menos, el concepto “honor” y “persona” ha tenido el desarrollo jurisprudencial por parte del Tribunal Supremo y la amplitud de la protección ha venido determinada por nuestro Tribunal constitucional. Dichos desarrollos ayudan a los operadores jurídicos ha determinas cuáles son los delitos contra el honor con mayor acierto.

El concepto de honor en los delitos contra el honor: el delito de injurias y el delito de calumnias

El concepto de honor en los delitos contra el honor ha sido determinado por nuestro Tribunal Supremo en una doble perspectiva. Dicha doble perspectiva quedará determinada de la siguiente manera:

1.- El concepto fáctico u objetivo del honor: podemos entenderlo como la representación o consideración que los demás tienen de una persona (su fama o reputación). Este aspecto es defendido por la Doctrina que lo engloba dentro de los llamados contactos sociales. Una quiebra del honor supone una lesión en la dignidad de la persona en el ámbito social.

2.- El concepto subjetivo: será la estimación que cada persona hace de si misma. Una relación directa con la dignidad de la persona que un tercero no debe perturbar.

En sencillo entender por qué nuestro ordenamiento jurídico ofrece una garantía para que dicha perturbación no se produzca.

El concepto de persona en los delitos contra el honor: el delito de injurias y el delito de calumnias

El concepto de persona en los delitos contra el honor no ofrece duda cuando se habla de persona física. La misma, por la sencilla razón de serlo debe contar con la protección necesaria.La doctrina ha prestado especial atención al concepto de persona en los delitos de calumnias e injurias, cuando se trate de persona jurídica.

1.- La persona física en los delitos contra el honor: como hemos dicho, no existe duda alguna de que la persona física tiene derecho a que su honor no se vea puesto en entredicho y ostenta la oportuna protección penal. Cualquier persona (bien sea menor de edad o mayor o bajo cualquier situación civil – incapacitación por ejemplo) ostenta este derecho personalísimo. La línea roja señalada por nuestra Jurisprudencia y doctrina es que la persona esté viva, de no ser así, no podrá ser sujeto pasivo de delitos contra el honor.

2.- La persona jurídica: tampoco es discutida la postura por la que se reconoce el derecho al honor de las personas jurídicas, teniendo en cuenta que el concepto subjetivo reconoce el prestigio o la fama de la persona jurídica. Las personas jurídicas ostentan legitimación activa en el proceso de los delitos de injurias y calumnias.

Vistos estos conceptos debemos analizar el tipo penal, el sujeto activo, el sujeto pasivo y las penas asociadas en los delitos contra el honor (delito de injurias y delito de calumnias).

Diferencias entre los delitos contra el honor: tipos de delitos contra el honor

Es muy común no entender la diferencia entre los delitos contra el honor y en más de una ocasión algún cliente nos ha preguntado ¿cuál es la diferencia entre injurias y calumnias? Desde un punto de vista teórico, la diferencia entre los delitos contra el honor es sencilla, no obstante en el día a día podemos encontrar muchas dudas sobre cómo calificarlos.

Las diferencias en el delito de injurias y el delito de calumnias son las siguientes:

  • La injuria es el acto objetivamente ofensivo y que pueden menoscabar la estima o fama de la persona objeto de ella. Tanto la persona física como la persona jurídica. El sujeto activo (la persona que realiza la acción) además lo hace sabiendo que lo que dice es falso.
  • La calumnia supone un plus de mala fe en la persona que la emite, dado que imputa un delito a la persona sabiendo que no es cierto. El típico ejemplo será la persona a la que se le imputa un robo o de defraudar fluido eléctrico.

Como podemos ver, las diferencias entre delitos contra el honor son sencillas de determinar a primera vista, pero en el día a día no es tan sencillo saber qué tipo de delitos contra el honor se están cometiendo.

Delitos contra el honor en Internet y las redes sociales: Facebook, Twitter e Instagram

Los delitos contra el honor por Internet son cada vez más habituales en nuestro país. La gran difusión y utilización de las redes sociales (Facebook, Twitter o Instagram) han creado una nueva manera de cometer un delito que venía siendo asociado al periodismo o la vida íntima de las personas.

Siendo Internet una gran herramienta de información, en la que cada vez más personas tienen voz y capacidad de crítica contra personas y empresas, no podemos olvidar ciertas limitaciones entre nuestra libertad de expresión y el derecho al honor de las personas y las empresas.

Lo delitos contra el honor en Internet debe ponderarse y ajustarse a la Jurisprudencia que cada vez más va perfilando este campo de acción de delitos de injurias y calumnias en Internet. Nuestro Tribunal Constitucional ha determinado que debe existir ánimo de producir una lesión en el honor de la persona o la empresa.

Gran relevancia han tenido de un tiempo a esta parte los posibles delitos contra el honor en Facebook, Twitter o Instagram. Esta redes sociales facilitan la interacción entre millones de personas, que dentro de sus posibilidades opinan y comentan los contenidos que encuentras en ellas.

Por lo general, no se dan delitos contra el honor en redes sociales, pero los nuevos roles dentro de estas redes y la sensación de anonimato de los usuarios, han tenido como resultado graves ofensas, comentarios injuriosos o calumnias.

Delitos contra el honor en el trabajo

Los delitos contra el honor en el trabajo son especialmente graves para muchas personas. Como hemos señalado en la definición sobre la diferencia entre calumnia e injuria, estas actuaciones que atentan contra el honor de las personas físicas y jurídicas pueden tener consecuencias en el ámbito laboral.

Los delitos contra el honor en el trabajo suele ser desarrollados por compañeros y superiores que, con ánimo de menoscabar la fama o reputación de un compañero o trabajador, procuran dar a conocer situaciones manifiestamente falsas.

Las injurias y calumnias en el trabajo tienen el mismo tratamiento penal que fuera de él, por lo que si está siendo víctima de ataques contra su honor, le recomendamos ponerse en manos de abogados especializados en derecho laboral y penal.

Delitos contra el honor de la persona jurídica

Los delitos contra el honor de la persona jurídica son perfectamente posibles. Una empresa o persona jurídica puede ser sujeto pasivo de calumnias e injurias, tanto por parte de sus clientes, competencia u otros sujetos activos.

No podemos olvidar que la legitimación activa para actuar contra los delitos contra el honor de la persona jurídica corresponden a la misma o al profesional. De un tiempo a esta parte, los portales de Internet y servicios de puntuación de servicios profesionales, se han llenado de opiniones manifiestamente falsas y que producen un menoscabo de la reputación o fama de la empresa que las sufre.

Prescripción de los delitos contra el honor: ¿cuándo prescriben los delitos contra el honor?

La prescripción de los delitos contra el honor ha quedado establecida mediante la reforma del Código Penal en 2015. Los delitos de injurias y calumnias tenían un tratamiento excesivamente prolongado según nuestro legislador.

La clásica cuestión sobre cuándo prescriben los delitos contra el honor, ha quedado resuelta con esta reforma y desde la misma será de un año. No obstante, no debemos olvidar que el acto de conciliación preceptivo en estos delitos, no interrumpirá el plazo de prescripción del delito.

Delitos contra el honor ejemplos

Unos ejemplos de delitos contra el honor nos ayudarán a entender mejor cómo se pueden dar estas situaciones y qué consecuencias pueden tener para las personas que las realizan.

Delitos contra el honor ejemplos: ejemplos de delito de calumnias.

Ejemplo de delitos contra el honor 1 – Calumnias sin publicidad: El señor X ha ido contando a varios amigos y familiares que la señora Y robó en un gran almacén y la policía la detuvo por aquello.

Ejemplo de delitos contra el honor 2 – Calumnias con publicidad: El señor X publicó en sus redes sociales que la señora Y robó en un gran almacén y la policía la detuvo por aquello.

En los anteriores ejemplos podemos ver cómo se imputa un supuesto delito a una persona. La intención del señor X no es otra que la de menoscabar la reputación o fama de la señora Y. Sabiendo que sus manifestaciones son falsas realiza la acción. Este es el primer ejemplo de calumnias con publicidad y sin publicidad.

Delitos contra el honor ejemplos: ejemplos de delito de injurias.

Ejemplo de delitos contra el honor 1 – Injurias sin publicidad: El señor X ha ido contando a varios amigos y familiares que la señora Y pudiera no ser la madre de sus hijos.

Ejemplo de delitos contra el honor 2 – Injurias con publicidad: El señor X publicó en sus redes sociales que la señora Y pudiera no ser la madre de los hijos que tiene en su matrimonio.

En los anteriores ejemplos podemos ver como no se imputa un delito contra la señora Y, pero si un comportamiento que pudiera dañar la imagen y reputación de la señora Y. La intención del señor X no es otra que la de menoscabar la reputación o fama de la señora Y. Sabiendo que sus manifestaciones son falsas realiza la acción. Este es el primer ejemplo de injurias con publicidad y sin publicidad.

Delito de injurias

El delito de injurias es el primer delito contra el honor que vamos a analizar en profundidad. Dicho delito se encuentra contenido en el Título XI del Libro II del CP, más concretamente en los artículos 208 al 210 del Código Penal español.

El tipo básico de delito de injurias podemos encontrarlo en el artículo 208 CP y expresa lo siguiente:

Artículo 208 del Código Penal:

Es injuria la acción o expresión que lesionan la dignidad de otra persona, menoscabando su fama o atentando contra su propia estimación.

Solamente serán constitutivas de delito las injurias que, por su naturaleza, efectos y circunstancias, sean tenidas en el concepto público por graves, sin perjuicio de lo dispuesto en el apartado 4 del artículo 173.

Las injurias que consistan en la imputación de hechos no se considerarán graves, salvo cuando se hayan llevado a cabo con conocimiento de su falsedad o temerario desprecio hacia la verdad.

Vista la definición del tipo penal que nuestro CP otorga al delito de injurias, vamos a analizar los elementos objetivos del delito de injurias.

Los elementos objetivos del delito de injurias

1.- La acción típica del delito de injurias: podrá entenderse que se da la acción típica cuando se imputen hechos que menoscaban la dignidad de la persona. Es importante señalar que la acción puede darse verbalmente, por escrito o mediante expresiones o manifestaciones gráficas por parte del sujeto activo.

2.- El sujeto activo en el delito de injurias: podrá serlo cualquier persona.

3.- El sujeto pasivo en el delito de injurias: podrá serlo cualquier persona, tanto física como jurídica. Ciertas agravantes deberán darse por injurias contra determinados sujetos (injurias contra la Corona).

Los elementos subjetivos del delito de injurias

Los elementos objetivos del delito de injurias vendrán determinados por la existencia o no del dolo. Nuestra Jurisprudencia ha determinado que deberá darse un ánimo o “animus injuriandi”. El sujeto activo del delito debe querer menoscabar la buena imagen o fama del sujeto pasivo.

Penas en el delito de injurias

Las penas en el delito de injurias podrán variar según se utilice publicidad o no para realizar la acción típica. Dependiendo de ello podemos determinar la siguientes penas:

  • Delito de injurias sin publicidad (artículo 209 CP): la pena será de tres a seis meses de multa.
  • Delito de injurias con publicidad (artículo 209 CP): la pena será de seis a catorce meses de multa.

Nuestro Código Penal define el concepto “publicidad”, cuando se utilicen medios de imprenta, radiodifusión o cualquier otro medio con eficacia semejante. Las redes sociales también se consideran medios para alcanzar la publicidad en los delitos de injurias.

Delito leve de injurias

El delito leve de injurias o el delito de injurias leves  (también conocido como vejaciones injustas) vendrá determinado por el artículo 173.2 del Código Penal. Se reputará que existe un delito leve de injurias en los sujetos pasivos del cónyuge (o relación análoga), así como en sus ascendientes o descendientes.

Delito de calumnias

El delito de calumnias es, sin duda alguna, un delito contra el honor especialmente grave para el sujeto pasivo del delito. No solamente supone una vulneración del derecho fundamental al honor que toda persona ostenta, sino que además se le atribuye la comisión de un delito.

El tipo básico del delito de calumnias se encuentra reconocido en el artículo 205 del Código Penal. Dicho artículo dice lo siguiente:

Artículo 208 del Código Penal:

Es calumnia la imputación de un delito hecha con conocimiento de su falsedad o temerario desprecio hacia la verdad.

Nuestro Tribunal Supremo ha determinado los elementos del tipo en el delito de calumnias, en las sentencias 1172/1995 de 17 de noviembre y 90/1995 de 1 de febrero, determinando concretamente cómo deberá ser entendido este tipo penal.

Elementos del tipo en el delito de calumnias

Los elementos del tipo en el delito de calumnias vendrán dados por lo siguiente:

1.- Se deberá atribuir a otra persona la comisión de un delito.

2.- El sujeto activo debe conocer subjetivamente que el hecho imputado es inveraz y ataca al derecho a la presunción de inocencia.

3.- Deberá imputarse un hecho delictivo específico, sin lugar a la duda.

4.- El hecho delictivo deberá encontrarse entre los llamados delitos “perseguibles” de oficio (delito público).

5.- La imputación del delito manifiestamente falsa deberá imputarse contra una persona inconfundible. Recordemos que en los delitos contra el honor podrán ser sujetos pasivos del delito tanto las personas físicas como las personas jurídicas.

6.- Deberá haber un ánimo de difamar y atentar contra la fama o buena imagen del sujeto pasivo del delito de calumnias.

El delito de calumnias se verá agravado cuando se realice con publicidad. La publicidad vendrá determinada por la utilización de medios con amplia difusión (en la actualidad se aceptan como medios las redes sociales como Facebook, Twitter e Instagram).

Fuentes e información de interés:

5/5 (1 Review)