El derecho a huelga

Como ha podido leer en el título, en este post hablaremos de el derecho a huelga de un trabajador. Primero de todo estableceremos una definición de huelga: Forma de protesta de los trabajadores consistente en el cese del trabajo hecho de común acuerdo con el fin de conseguir mejoras laborales o sociales.

En el artículo 28 de la Constitución Española se establece que:

  1.  Todos tienen derecho a sindicarse libremente… La libertad sindical comprende el derecho a fundar sindicatos y a afiliarse al de su elección, así como el derecho de los sindicatos a formar confederaciones y a formar organizaciones sindicales internacionales o a afiliarse a las mismas. Nadie podrá ser obligado a afiliarse a un sindicato.
  2. Se reconoce el derecho a la huelga de los trabajadores para la defensa de sus intereses. La ley que regule el ejercicio de este derecho establecerá las garantías precisas para asegurar el mantenimiento de los servicios esenciales de la comunidad.

La huelga es un derecho individual pero de ejercicio colectivo. Esto significa que cada trabajador escoge de manera voluntaria si quiere o no quiere hacer huelga. Si no quieres hacer huelga porque no te sientes identificado con el tema, no tienes por qué sentirte presionado ni coaccionado para hacerla, debe ser una decisión libre.

¿Quiénes pueden convocar una huelga?

Los encargados de convocar una huelga de manera lícita* son aquellas que están legitimadas para ello. La declaración formal, sólo podrá realizarse a través del acuerdo de estas tres partes:

  • Organizaciones sindicales.
  • Comité de empresa o delegados del personas que lo decidan por la mayoría de los componentes del órgano representativo.
  • Los trabajadores, la decisión debe ser aprobada por mayoría simple.

Significado de lícito: Que está permitido por la ley o es conforme a la moral.

Significado sindicato: Asociación de trabajadores cuyo objetivo es la defensa de los intereses profesionales, económicos y laborales de los asociados.

¿Quiénes pueden convocar una huelga?
¿Quiénes pueden convocar una huelga?

¿Cómo convocar una huelga?

Una vez organizada, la huelga ha de ser avisada a los empresarios. El objetivo será que la empresa pueda prepararse para los días previstos de huelga, o poder negociar con los implicados para evitar que suceda. El plazo de preaviso será:

– 5 días para las empresas privadas.

– 10 días para las empresas de carácter público.

Será necesario también crear un órgano representativo de los trabajadores, compuesto por 12 personas, su función será la de negociar con el empresario los acuerdos. Sólo podrán ser elegidos miembros de este comité los trabajadores del centro de trabajo afectado por el conflicto.

¿Qué trabajadores no tienen derecho a huelga?

Los trabajadores que no tienen derecho a huelga son:

– Los trabajadores que son autónomos, es decir, personas físicas que realizan de forma habitual, personal y directa, una actividad económica en beneficio propio.

– La huelga ilegal en los funcionarios públicos no está permitida.

Miembros de las Fuerzas Armadas, Jueces, Magistrados y Fiscales en activo.

¿Cuando una ley es ilegal o abusiva?

Una huelga es ilegal cuando se da, según el artículo 11 del Real Decreto 17/1977, los siguientes casos:

1. Cuando se inicio o sostenga por motivos políticos, o cualquier otra finalidad ajena al interés profesional de los trabajadores afectados.

2. Cuando sea de solidaridad o apoyo, salvo que afecte de manera directa al interés profesional de quienes la promuevan o sostengan.

¿Cuando una ley es ilegal o abusiva?
¿Cuando una ley es ilegal o abusiva?

3. Cuando su objetivo sea alterar, dentro de su periodo de vigencia, lo pactado en un convenido o lo establecido por laudo*.

4. Cuando se produzca contraviniendo lo dispuesto en el presente Real Decreto-ley,o lo expresamente pactado en convenido colectivo para la solución de conflictos.

Significado laudo: Sentencia o decisión que dicta el árbitro o juez mediador en un conflicto.

¿Qué consecuencias provoca la huelga en un trabajador?

Durante la huelga, el trabajador suspende el contrato de trabajo, por tanto, no tendrá derecho a:

– Salario de los días u horas no trabajadas.

– Dietas e indemnizaciones.

– Parte correspondiente a las pagas extraordinarias.

Durante el tiempo que se mantenga la huelga, el trabajador tendrá el contrato suspendido, esto provocará una situación de alta especial en la Seguridad Social, se mantendrá su situación de alta pero sin cotizar.

Durante la huelga, se respetará la libertad de trabajo de aquellos trabajadores que no quieran sumarse a la huelga.

Los trabajadores en huelga podrán hacer publicidad de la misma, siempre y cuando sea de manera pacífica, para la recogida de fondos.

Durante la huelga, los huelguistas no pueden ser sustituidos por trabajadores que no estuviesen vinculados a la empresa en el momento de ser declarada la huelga.

¿Cuándo finaliza una huelga?

Desde el momento del preaviso y durante la huelga, los representantes designados y los empresarios afectados deben negociar para llegar a un acuerdo. El fin de la huelga será en el momento que se establezca un pacto que sea satisfactorio para ambas partes.

Tipos de huelga

Existen, aparte del concepto básico de huelga que hemos citado anteriormente, otras medidas de presión, también bajo la denominación de “huelga”, sin que supongan el cese de trabajo, abandono del centro…

Según las causas de la huelga:

– Huelgas laborales. Aquellas derivadas de la propia relación de trabajo.

– Huelga extralaboral. Aquella que se lleva a cabo por motivos políticos, o por cualquier otro motivo ajeno al interés profesional de los trabajadores afectados.

– Huelga de solidaridad o simpatía. Aquellas en la que los trabajadores defienden un interés ajeno a su relación de trabajo.

Según el comportamiento de la huelga

– Huelga turnante o rotatoria. Consiste en realizar paros, uno tras otro, en las distintas unidades productivas de una empresa con la finalidad de afectar a la coordinación del producto.

– Huelga estratégica, tapón o trombosis. Solo afecta de modo directo a la actividad productiva básica de la empresa, consigue parar todo el proceso productivo.

– Huelga de celo o reglamento. Consiste en una ejecución minuciosa y reglamentaria del trabajo, provocando el retraso en el mismo.

– Huelga intermitente. Se altera el trabajo normal con el paro total.

– Huelga de brazos caídos (o huelga a pie de fábrica). Los trabajadores no abandonan las instalaciones de la empresa, estableciendo turnos de relevo para ocupar la empresa de manera permanente.

– Huelga a la japonesa. Consiste en trabajar sin prestar total atención a lo que están haciendo, aumentando así la tasa de fallos en los productos, lo que provoca perjuicios para la empresa.

– Huelga escalonada. Cuando las actividades productivas son paralizadas progresivamente, una detrás de otra.

– Huelga general. Se plantea en todos los oficios o en varias localidades.

Esperamos que este artículo haya sido de ayuda y haya resuelto las dudas que podría tener.

Información y fuentes de interés sobre el derecho a huelga:

· Título I. De los derechos y deberes fundamentales. Capítulo segundo. Derechos y libertados. Sección 1.ª De los derechos fundamentales y de las libertades públicas. Artículo 28.

· Real Decreto-ley 17/1977, de 4 de marzo, sobre relaciones de trabajo.

· Web Oficial de la Seguridad Social.

· Tipos de despido: Clases de despido y guía completa 2019.

 

 

0/5 (0 Reviews)

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies