Reclamaciones bancarias

Las reclamaciones bancarias han supuesto una auténtica revolución en los derechos de consumidores y usuarios. De un tiempo a esta parte, las entidades bancarias han perdido su posición de superioridad a la hora de gestionar las reclamaciones que los clientes presentaban por productos financieros más que cuestionables y por cláusulas abusivas.

Ius & Lex abogados cuenta con un área exclusiva de abogados especializados en reclamaciones a bancos que lucha día a día por que los derechos sus clientes se respeten y por la eliminación de aquellas cláusulas que son abusivas y tienen una afectación económica en el día a día de nuestros cliente.

Reclamaciones bancarias: ¿por qué ahora sí puede reclamar al banco?

Desde la aparición de la Ley General para la Defensa de los Consumidores y Usuarios supuso una regulación novedosa en materia de defensa de los derechos de los consumidores. La actuación de la justicia española y europea en materia de reclamaciones a bancos ha abierto la puerta a muchas personas que nunca pensaron poder recuperar su dinero.

Actualmente, según las estadísticas del Consejo General del Poder Judicial y del Banco de España, las reclamaciones bancarias tienen un éxito cercano al 90%. Podemos asegurar que a la hora de reclamar a un banco, el consumidor se encuentra en una posición de ventaja frente a la entidad bancaria.

Es muy importante, que antes de iniciar cualquier procedimiento judicial para reclamar a un banco, se ponga en manos de abogados especializados en reclamaciones bancarias. Un asesoramiento previo por parte de profesional del derecho bancario es la mejor opción para valorar la viabilidad o no en la reclamación de cláusulas abusivas.

¿Qué reclamaciones bancarias son las más habituales?

Las reclamaciones bancarias más habituales que Ius & Lex abogados gestiona para sus clientes, son las referidas a préstamos hipotecarios. La abundante jurisprudencia de nuestro Tribunal Supremo ha facilitado que aquellas personas que tienen una hipoteca con cláusulas abusivas, puedan realizar la reclamación extrajudicial y judicial con total garantía de éxito.

Reclamación de la cláusula suelo

La reclamación de la cláusula suelo ha sido el detonante de las reclamaciones bancarias masivas. El enorme impacto de esta cláusula en la economía de los españoles en un momento de crisis económica, supuso que muchos clientes iniciaran las actuaciones extrajudiciales y judiciales para recuperar el dinero pagado de más durante años.

¿Qué es la cláusula suelo o el suelo hipotecario?

La cláusula suelo o suelo hipotecario se aplicó en los préstamos hipotecarios para adquisición de vivienda (también la adquisición de locales en algunas ocasiones) en las llamadas hipotecas de interés variable y que producían un freno en la bajada del interés, aunque el índice de referencia (por lo general Euribor) bajase un determinado %.

Esta cláusula evitaba que el banco perdiera cierto margen de beneficio y ha afectado especialmente en los últimos años a miles de clientes dado que el Euribor se encontraba en negativo. La cláusula abusiva beneficiaba a la entidad bancaria y en ningún caso al cliente.

El día 9 de mayo de 2013, nuestro Tribunal Supremo determinó que la cláusula suelo era abusiva y obligaba a los bancos a no aplicarla desde ese mismo día por suponer un desequilibrio entre las partes. El 21 de diciembre de 2016, el Tribunal de Justicia de la Unión Europea fijaba todavía más el asunto y determinó que la cláusula suelo era abusiva desde que se constituye, por lo que los clientes pudieron reclamar al banco todas las cantidades abonadas por cláusulas suelo desde el primer día.

Desde la sentencia del Tribunal de Justicia de la Unión Europea las reclamaciones bancarias se iniciaron como más fuerza todavía y Ius & Lex abogados comenzó a presentar las demandas individuales de sus clientes con un éxito rotundo del 100% de procedimientos ganados en la primera instancia.

¿Qué otros nombres tiene la cláusula suelo o el suelo hipotecario? ¿qué sinónimos de cláusula suelo podemos encontrar en nuestro préstamo hipotecario?

A la hora de iniciar las reclamaciones bancarias, muchos clientes nos sabían determinar si tenían o no cláusula suelo en su préstamo hipotecario. Esto se debía a dos razones: por un lado el cliente no tiene por qué saber de derecho y menos del complicado lenguaje que los préstamos contienen en su clausurado, por otra parte las entidades bancarias utilizaban términos muy variados para evitar la localización del suelo hipotecario.

Las entidades utilizaban los siguientes nombres o sinónimos para evitar la localización de la cláusula abusiva (por lo general suele estar en la cláusula tercera-bis):

  • Límites a la aplicación del interés variable.
  • Límite de la variabilidad.
  • Tipos limitantes de variación del interés pactado.

El nombre generalizado de “cláusula suelo” no es un término jurídico, por lo que era imposible encontrarlo en nuestros préstamos hipotecarios. En todo caso, ante la más mínima duda sobre la existencia o no de la cláusula, lo mejor es ponerse en manos de abogados expertos en cláusula suelo para determinar si las posibles reclamaciones bancarias a realizar son viables o no.

El Real Decreto sobre cláusula suelo: ¿qué impacto real ha tenido?

A la vista de la enorme cantidad de reclamaciones bancarias iniciadas en nuestros juzgados y tribunales, además del coste económico que las reclamaciones de cláusula suelo estaban teniendo sobre miles de familias, el Gobierno de España aprobó en Consejo de Ministros el Real Decreto-Ley 1/2017, de 20 de enero, de medidas urgentes de protección de consumidores en materia de cláusulas suelo.

El Real Decreto-Ley marcaba una serie de puntos que pretendían facilitar la reclamación de las cláusulas suelo:

  • El afectado por estas cláusulas suelo debe realizar una reclamación extrajudicial a la entidad bancaria por escrito.
  • La entidad bancaria tiene tres meses para contestar afirmativamente (realizando una oferta) o negativamente (justificando su decisión) en relación a la reclamación bancaria.
  • En caso de que el cliente entienda que le debe más dinero o que la contestación sea negativa, el cliente tendrá que ponerse en manos un despacho de abogados para reclamar la cláusula suelo.

Si bien la intención de la norma para evitar las reclamaciones bancarias por vía judicial tenía buena intención, la realidad como han denunciado asociaciones de consumidores y este mismo despacho, es que, la reclamación bancaria sujeta al Real Decreto-Ley lo único que ha supuesto es una dilatación del plazo, pues la entidades bancarias siguen afirmando que la cláusula de suelo hipotecario es “transparente y pactada entre las partes”.

Reclamación de los gastos de hipoteca

En segundo término de las reclamaciones bancarias más habituales encontramos la reclamación de los gastos de hipoteca o de constitución de préstamos hipotecario. Reclamar los gastos de hipoteca ha elevado los procedimientos en materia de cláusulas abusivas hasta un punto insostenible por parte de los juzgados españoles.

¿Qué son los gastos de hipoteca? ¿Por qué ahora pueden reclamarse estos gastos de formalización?

Los gastos de hipoteca son una serie de gastos asociados a la constitución de préstamo hipotecario inmobiliario. Hasta la sentencia de la Sala Primera del Tribunal Supremo 705/2015 no existía discordia sobre quién tenía que abonar dichos gastos en el mercado inmobiliario. La nueva sentencia declaró abusiva la cláusula que cargaba el pago de dichos gastos a la parte deudora o prestataria. Por lo general estos gastos venían obligando al prestatario en la cláusula quinta de la mayoría de los préstamos hipotecarios y eran los siguientes:

  • Gastos de gestoría: la gestoría venía impuesta por la entidad bancaria y en ningún caso el prestatario tenía acceso a otra gestoría de su libre elección. Dichas gestiones venían impuestas por el banco.
  • Gasto de Notaría: la entidad bancaria obligaba al cliente a comparecer ante notario para la firma del préstamo hipotecario con la única intención de que dicho negocio jurídico quedase reflejado ante fedatario público para poder ejecutar la escritura notarial en un supuesto proceso de impago por parte del cliente. En ningún caso la firma ante Notario suponía garantía alguna para el cliente, exclusivamente para el banco.
  • Gasto de Registro de la Propiedad: el banco solicitaba inscribir la hipoteca inmobiliaria en el Registro de la Propiedad para que la vivienda quedara afectada por la hipoteca, lo que impedía que el cliente pudiera solicitar otros préstamos afectando a la vivienda. Esta actividad era muy habitual en la formalización de la hipoteca y no es abusiva en si, mientras sea el banco quién asuma el gastos y no la parte prestataria.
  • Gasto de tasación de la vivienda: sobre este gastos los juzgados no han definido una postura clara, dado que algunos entienden que la tasación de la vivienda supone una garantía tanto para la entidad prestamista como para el cliente. Por lo general la línea jurisprudencial más asentada señala que el gasto de tasación corresponde al banco por venir impuesto.
  • Impuesto de Actos Jurídicos Documentados: sobre el IAJD la nueva sentencia del Tribunal Supremo ha determinado que corresponde su abono a la parte prestataria. No obstante este despacho no está conforme con la sentencia pues entiende que la obligación nace como consecuencia de la obligación impuesta por la entidad bancaria de acudir a un Notario. La reclamaciones bancarias en materia de gastos de hipoteca se han visto afectadas por esta decisión, que sin embargo no han paralizado a los consumidores.

¿Por qué la reclamación bancaria de los gastos de hipoteca es viable?

Tras la determinación de abusividad de la cláusula quinta de la mayoría de los préstamos hipotecarios, la reclamación bancaria de los gastos es viable por varias razones. Los juzgados han entendido que nos encontramos ante una cláusula predispuesta por la entidad bancaria y no negociada con el cliente, la cláusula no cumple el doble control de transparencia y además supone una carga económica para el cliente que no le corresponde.

Sin entrar en materia jurídica, lo que solicita en las demandas de gastos de hipoteca es la nulidad de condiciones generales de la contratación y la devolución de los gastos de constitución de préstamo hipotecario por enriquecimiento injusto.

Por estas razones las reclamaciones bancarias por el pago de los gastos de constitución de préstamo hipotecario con viables en nuestro país.

Reclamación de IRPH

Una de las novedades en materia de reclamaciones bancarias, es la reclamación del IRPH o también llamado Índice de Referencia de Préstamos Hipotecarios que imperó en el mercado hipotecario por consejo de determinadas entidades bancarias.

Aunque la reclamación del IRPH se encuentra en estos momentos a la espera de una sentencia del TJUE, desde nuestro punto de vista, en un par de años esta reclamación será la estrella por el impacto que ha producido en la economía de muchas familias.

¿Qué es el IRPH o Índice de Referencia de Préstamos Hipotecarios?

Por lo general, si usted tiene un préstamo hipotecario sujeto a Euribor, es normal que no sepa qué es el IRPH, pero este índice de referencia afecta actualmente muchas familias. El IRPH es un índice de referencia que se calcula con la media aritmética simple de todas las operaciones de determinadas entidades bancarias, cuando el plazo de devolución o de contrato de préstamo hipotecario superaba los tres años. El IRPH es un indicativo que solo existe en España.

¿Qué modalidades de IRPH existían?

Uno de los factores más claros sobre la posible abusividad de estos índices, es la existencia de tres modalidades de IRPH en los préstamos concedidos para adquisición de vivienda. Las modalidades de IRPH han sido:

  • IRPH de bancos: se calculaba con la media de los préstamos hipotecarios a tres años por las entidades bancarias.
  • IRPH de cajas de ahorro: su cálculo era el resultado de una operación aritmética de la oferta hipotecaria de las cajas de ahorro.
  • IRPH del Conjunto de Entidades: el interés aplicable se lograba realizando la media aritmética de todas las entidades y cajas de ahorro.

Todas esta modalidades de IRPH suponen una base jurídica importante para las reclamaciones bancarias en materia de este índice.

Reclamación de intereses de demora

La reclamación de intereses de demora en préstamos hipotecarios, ha logrado evitar el cobro de cantidades abusivas a clientes que dejaban de abonar una cuota del préstamo hipotecario de manera puntual. Nuestra jurisprudencia y la jurisprudencia de los tribunales europeos, ha asentado la bases de una reclamación bancaria que cada vez se ha extendido más.

¿Qué son los intereses de demora en los préstamos hipotecarios?

Los intereses de demora se integran en los préstamos hipotecarios para adquisición de vivienda como una “penalización” en aquellos casos en los que se produce un incumplimiento en el pago de la cuota hipotecaria. En sí, no son abusivos, pero si los enormes intereses que se suscribían que se encontraban en algunos casos entre el 20 y el 25% anual.

¿Por qué se puede reclamar la abusividad de los intereses de demora?

Si bien es cierto que nuestros tribunales de justicia, sobre todo Audiencias Provinciales, venían dictando sentencias en las que estimaban abusivas las cláusulas de intereses de demora, fueron los autos del TJUE de 21 de enero de 2015 (en la que el alto tribunal reconoce que no se podrá recalcular ni moderar el interés de demora si este es declarado nulo) y el de fecha 11 de junio de 2015, los que asentaron los principios de las reclamaciones bancarias para la declaración de la abusividad de las cláusulas de intereses de demora.

¿Qué consecuencias tiene la declaración de abusividad de los intereses de demora?

Teniendo en cuenta la línea marcada por el TJUE, debemos entender que si un juzgado declara la nulidad de los intereses de demora de nuestro préstamo hipotecario, el juez no podrá sustituir la cláusula por otra o moderarla, deberá extraerla por completo del contrato.

No obstante, nuestro Tribunal Supremo ha determinado que los intereses de demora, también denominados en algunas escrituras de préstamo hipotecario “intereses moratorios”, la nulidad debe aplicarse sobre el exceso.

Es evidente que la reclamación de los intereses de demora es interesante para obtener una modulación a la realidad normativa, evitando el abono excesivo en el futuro.

Reclamación de vencimiento anticipado

La cláusula de vencimiento anticipado en los contratos de préstamo hipotecario viene a regular las causas por las que la entidad bancaria puede ejecutar el préstamo concedido y finalizar el contrato celebrado entre las partes.

No debemos confundir la antedicha cláusula con la cancelación anticipada que supone una terminación de contrato por acuerdo entre las parte. Las reclamaciones bancarias por vencimiento anticipado han quedado determinadas por la abundante jurisprudencia que ha estimado como abusivas algunas de las causas pactadas, por atentar contra el debe de información de las entidades bancarias a la hora de suscribir el contrato de préstamo hipotecario.

¿Qué es el vencimiento anticipado en el préstamo hipotecario? ¿cómo me puede afectar?

Por lo general la cláusula de vencimiento de préstamo hipotecario queda reflejado en la cláusula sexta-bis o pacto sexto-bis de los contratos de préstamo hipotecario. En dicha cláusula se pactan las causas por las que la entidad bancaria podrá dar por vencido el préstamo hipotecario y solicitar al cliente el abono íntegro de las cantidades adeudadas.

Este tipo de vencimientos supone la reclamación judicial de las cantidades y, por lo general, el desahucio del cliente de su vivienda y la posterior subasta del bien para poder liquidar la deuda contraída y exigida por parte de la entidad bancaria.

¿Cuándo es abusiva una cláusula de vencimiento anticipado?

Una de las grandes dudas clientes es saber cuándo es abusiva una cláusula de vencimiento anticipado. Por lo general el punto de controversia está limitado al número de cuotas o cantidades asimiladas impagadas por el cliente, que suponen una razón para ejecutar el préstamo.

Según la actual jurisprudencia y normativa en materia hipotecaria, el banco no podrá ejecutar el préstamo hipotecario hasta que se produzca el impago de tres cuotas del préstamo hipotecario.

Es importante solicitar la nulidad de la cláusula de vencimiento anticipado mediante sentencia, para evitar que el banco pueda ejecutar el préstamo hipotecario. No dude en iniciar una reclamación bancaria por la cláusula de vencimiento anticipado cuanto antes.

Ius & Lex abogados tiene una gran experiencia en reclamaciones bancarias. Nuestros abogados expertos en derecho bancario le ayudarán a entender qué puede reclamar y cómo debe hacerlo.

Referencias y fuentes de interés:

4.5/5 (4 Reviews)